Portada del sitio > Artes > Escénicas > BREVE ANALISIS DE OSCURO VUELO COMPARTIDO DE JORGE DIAZ

BREVE ANALISIS DE OSCURO VUELO COMPARTIDO DE JORGE DIAZ

Sábado 29 de agosto de 2009, por Coro de Babel

La dramaturgia chileno-argentina (Nació en Rosario, Argentina, luego vivió en Chile) de Jorge Díaz es de un grandísimo repertorio, con más de noventa obras teatrales, fragmentado en diversos géneros, aunque su presencia física ya no esté, todavía hay un rugir del Teatro Latinoamericano en su dramaturgia.

Pensemos en Oscuro Vuelo Compartido, obra que nos aproxima a la problemática de la droga, el individualismo social, de allí viene el miedo, la necesidad del otro lo que se dio a llamar la otredad, el juego de opuestos y oposiciones.

En Fragmentos de Alguien, es ese alguien que eso puede ser, un destello quizá, es la historia de Ana y Martín, una generación, que sufren el desencanto, que necesitan con desesperación aferrarse a algo para seguir sobreviviendo, una historia que se va tejiendo con desencuentros, es esta sin lugar a dudas la generación del autor, la llamada generación del ¨68¨ una época que hasta se llegó a sentir en el mundo, esa transición hacia el cambio.

Esta historia desencadena con otras historias, obras de introspección, análisis de la soledad absoluta y la soledad compartida, preocupación por la relación de pareja más allá de un inmediato entorno. Díaz juega mucho con los juegos de oposiciones como decía en párrafos anteriores, pero con una profunda vivencia interior.

El enfrentamiento por las diversas concepciones de vida permite el espacio hacia una lucha, en la mayoría de los casos violenta, es esa violencia la que Jorge Díaz toma en su extensa carrera como dramaturgo.

Sus personajes tienen permitido el desahogo, se maltratan, se dicen la verdad, se dan muerte, tratan de violentar el espacio del opresor, pero finalmente se reconcilian, para no perder la oportunidad de tener al otro, es esa misma otredad a la que hacía mención en párrafos anteriores, en donde Jorge Díaz deja una puerta abierta para los vínculos de sus personajes, ese miedo terrible a la soledad.

Podría nombrar gran cantidad de obras de Jorge Díaz, pero me detengo aunque sea en unas líneas en El Cepillo de Dientes, teatro absurdista si los hay, un humorismo hispanoamericano de los mejores, donde el sarcasmo se instala en la relación de un matrimonio, sobre todo la falta de comunicación y la violencia de las relaciones, la lucha del dominio y la perdida de identidad, el fracaso de llegar al otro, es esa otredad de la que seguimos hablando, algo similar ocurre en las obras El Velero en la Botella, Topografía de un desnudo es el autor que despierta en Chile el teatro del absurdo por primera vez en el país vecino, realmente fue un arquitecto en donde dejo un sello personal que luego se apropiarían varios influenciándose en su dramaturgia.

Jorge Díaz nos deja cuando estaba en cartel su última obra Pájaros en la tormenta, el legado dramático, dramatúrgico, teatral, como quieran llamarle, es impresionante, uno de los exponentes más importantes creo yo, del difícil parto Teatral Latinoamericano, un autor comprometido con su país y todo un continente que lo sigue hasta el día de hoy. También Díaz alentaba a la dramaturgia joven, la estimulaba a través de un último discurso en el Encuentro Internacional de la Dramaturgia Joven. Jorge Díaz es un autor que también desenmascaraba a las zonas oscuras, a sus personajes-máscaras.

Fernando Zabala

Comentar este artículo