Portada del sitio > Cultura > Narco Postales Mexicanas II / Sacrosatánica ley de la oferta y la (...)

Narco Postales Mexicanas II / Sacrosatánica ley de la oferta y la demanda

Viernes 18 de mayo de 2007, por m3gaNeura

En la dinámica de libre mercado, todos son libres de intoxicarse eso que ni qué, pero a costa de qué, o para beneficiar a quiénes y cómo. Las drogas como otros negocios ILÍCITOS, implican ganancias exorbitantes, que dan plataforma a una expansión prácticamente sin límites, sobre todo por la alta tecnología y armamento de alto poder y capacidad de corromper que esos capitales ávidos de ser consumidos y blanqueados, con el olor a nubes de casquillos de “cuerno de chivo”, pueden manipular de tal manera las cadenas de producción-distribución, que hacen prácticamente imposible, para cualquier gobierno, ganar la mediáticamente llamada “guerra contra las drogas”, si no se atiende, eso sí, en planes de largo plazo, el problema de las adicciones y soluciones radicales, como quitar a esos barones las inconmensurables ganancias que se tasan en metros cúbicos de billete verde: “sigan al dinero” fue la consigna en la pesquisa periodística del Watergate, ya una ley universal para destripar madejas tan explosivas como las de los carteles del narcotráfico, que ahora parecen recortados de cómics del siglo 21: la Federación, el Cártel del Milenio, Los Zeta, kaibiles, y qué tal el chino “emperador de la seudoefedrina”.

Según publicó Raymundo Rivapalacio en su columna Estrictamente personal en El Universal el 29 de septiembre de 2006 un informe del diario gabacho The Dallas Morning News, los decomisos de heroína se incrementaron en 40%, y las metanfetaminas, de las que 80% en Estados Unidos son distribuidas por cárteles mexicanos que las fabrican en Monterrey, Ciudad Acuña y Piedras Negras, se elevaron casi en 400%. Los decomisos de dinero procedente de la venta de drogas subió, igualmente, 72%”.

Y vean qué linda postal les dejo, el 16 de octubre de 2006 en la Conferencia Nacional de Gobernadores, la CONAGO, denuncian la perogrullada de que los capos tienen un "gran poder de intimidación" que provoca la "alarma social". Como publicó Milenio, en un documento “elaborado por todos los gobernadores del país denominado “Hacia un nuevo sistema de combate al crimen organizado”, en el cual se expone que la violencia afecta, entre otros problemas, la salud pública, la economía y la paz pública”. Y los muy chillones también –seguramente libres de toda culpa- que “las consecuencias del crimen organizado son, principalmente: violencia y muertes, delitos graves contra la salud, inquietud y angustia comunitaria, tensiones en la relación gubernamental nacional e internacional, lavado de dinero, narcomenudeo, aumento en las adicciones, contaminación y corrupción en las instituciones públicas y privadas”, y detalla que “ahora el crimen organizado se está manifestando a través de actividades como el narcotráfico, las operaciones con recursos de procedencia ilícita, la falsificación de documentos, la doble identidad de delincuentes, los secuestros (levantones), los homicidios, entre otros, mismos que representan una actividad nociva para la sociedad y el Estado”.

Ahí se ven, la foto caliente está en Apatzingán.

Comentar este artículo