Portada del sitio > Artes > Escénicas > RECORRIENDO EL NUEVO TEATRO

RECORRIENDO EL NUEVO TEATRO

Martes 29 de diciembre de 2009, por Coro de Babel

El Nuevo Teatro tuvo su nacimiento hacia fines de 1949, fueron sus fundadores Alejandra Boero y Pedro Asquini, que acababan de abandonar La Máscara luego de estar en dicha agrupación más de diez años. La puerta de sal de Clara Giol Bressan, fue su primer estreno. Este elenco tenía su teatro en un modesto ámbito, en donde el día 16 de Junio, día de la fundación de ese teatro, se levanta el telón para ofrecer al público El alquimista inaugurando con ese estreno una nueva y renovada etapa, y por cierto muy decisiva en la vida de los teatros independientes de la Argentina.

Más de 36 obras teatrales estrenadas por el Nuevo Teatro, 12 de autores nacionales, ya que es una preocupación la incorporación y valores nuevos a la dramaturgia Argentina. Desde Antón Chéjov a Bertolt Brecht subieron a escena en el amplio repertorio de El Nuevo Teatro, incluyendo una Escuela de Arte dramático por el que pasaron más de 500 jóvenes de aquella época. El público y la crítica apoyaron el jardín del Nuevo Teatro donde germinarían tantos proyectos teatrales, como cuando en 1952 el Nuevo Teatro adopta una modalidad importantísima para todo el Teatro Argentino, formando así una cooperativa, y se coloca en este sentido en la vanguardia, ya que es la primer entidad teatral que constituye una cooperativa en la Argentina, es de vital importancia porque será referencia para otras cooperativas teatrales que se irán consolidando en el futuro.

Pero es también vanguardista El Nuevo Teatro, por como solía sentar al espectador, hoy muy común a todas las estéticas, pero para la época una suerte de revolución inteligente y que también provocaba cierta polémica, me refiero al espacio circular, donde el espectador podía concebir de otra manera el espectáculo teatral, en ello hubo también una dramaturgia de espacios, una búsqueda en el ojo del espectador. El Nuevo Teatro siempre orienta su teatralidad hacia los veneros del pueblo y adhiere a una ideología que comparte con Roman Rolland, en cuanto al sentido popular del teatro, y adhiere a Stalisnavski en lo que consiste a ciertos valores éticos y técnicos de la actividad teatral, luego adhiere a Antoine en lo que considera los fundamentos económicos e institucionales del Teatro. Con estos elementos y esta conducta un grupo joven, un grupo de gente optimista, trabaja denodadamente para imponer al teatro-manifestación social por excelencia- su insobornable propósito de dignificación y popularización del milagro escénico.

Es importante entender, que El Nuevo Teatro pujaba por la integración entre actores, autores, directores, escenógrafos, iluminadores, vestuaristas, y todas las áreas que forman el Teatro, permitiendo a la divulgación de una mayor cantidad de obras, de un mayor número de autores, otorga abiertamente a los elencos un amplio margen para la experimentación, dado a que su economía no dependía del resultado de una pieza si no de todas, es decir, estamos al frente de una verdadera institución teatral que permite el desarrollo y la maduración que estimula la concurrencia de un espectador que solamente entraba al teatro los fines de semana, una compañía que no cuenta la cantidad de espectadores si no que se preocupa con la recepción de los mismos.

El Nuevo Teatro es claramente un punto de partida para que el Teatro pueda ser visto de otra manera, en una era que se privilegiaban otros intereses en el Teatro, este Nuevo Teatro descubre otras puertas que se abren hacia otras direcciones que volverían histórico a nuestro Teatro Argentino con el pasar de los años.

Fernando Zabala

Ver en línea : http://fernandozabala.blog.com.es/

Comentar este artículo