Portada del sitio > Artes > Escénicas > Los títeres comunitarios para chicos y grandes

Los títeres comunitarios para chicos y grandes

Lunes 25 de enero de 2010, por Coro de Babel

El teatro de sombras es un teatro poco realizado a excepción del teatro para niños que lo ha utilizado para diferentes representaciones que se valen de este teatro tan particular y creativo.

La luz y la sombra son el eje central de una búsqueda teatral a la mirada de quienes observan esos relatos, basada en la escucha, y en la respuesta del que está presente. Están también las sombras Chinas que se han utilizado en diferentes culturas, digamos que nacen como un arte folclórico de las zonas rurales de ese país. En el caso de las sombras Chinas el material usado es el cuero de buey, las personas eligieron ese accesorio por la suavidad, por su textura.

Son pocos los elementos como una pantalla, o una sábana o madera, en donde aparezcan las figuras necesarias de ese teatro mágico que puede viajar por el mundo con muy poco en su bolsillo. A veces las manos no alcanzan, hay compañías que arriesgan más y presentan a los actores bailarines que utilizan todo el cuerpo, aunque el teatro de sombras sea un teatro de objetos, enriquece la presencia de un bailarín en la escena, o de varios, hay otros en donde aparecen pequeños niños actores que se inician tempranamente en el arte escénico.

Éste es un teatro de infinitas posibilidades, es sabido que el títeres no tiene limites, vuela, se cae, flota, se queja, sufre, etc. Lo importante de este teatro es la participación que le da a los niños espectadores que se empiezan a formar como público en su primer aventura teatral por la que atraviesa en su niñez, esa participación es activa, hablan con los personajes, ellos están metidos en las historias, se identifican o no, pero saben que ellos están a un solo paso de esa dimensión. Es extraño ver un teatro de sombra o de títeres para adultos, aunque debería hacerse como una experiencia diferente o por lo menos con más frecuencia, a los adultos a veces les da vergüenza asistir a un espectáculo de esas características o confesar la identificación con determinado personajes.

Se puede decir que tanto el teatro de sombras, como de títeres trabajan en un universo de fantasías, pero no muy lejanos a la realidad, hay algunas compañías que suben a escena historias sociales, como es la discriminación, la marginalidad, lejos de querer o de tener intención de dar clases de moral, colaboran a entender o reflexionar en una sociedad en donde los derechos lamentablemente no están al servicio de todo ni de todos, a través de este pequeño teatro, los jóvenes desarrollan un sentido crítico de la actualidad y sus falencias. Digamos que el teatro de sombras tiene una facilidad para llevar estos temas a escenas, ya que el juego permanente permite asociar diferentes problemas de la realidad en las situaciones que viven los personajes.

Éste no es un género menor, por el contrario, es un teatro rico en variaciones y estilos, que trabaja con diversos elementos muchas veces de reciclaje, restaría crear en el país el Teatro Comunitario de Títeres para poder incluir a los más niños en las comunidades más pobres y alejadas de las grandes urbes, seguro no tardará en llegar, siempre de los teatristas.

Fernando Zabala

1 Mensaje

Comentar este artículo