Portada del sitio > Cultura > narcopostales mexicanas / ¿Por qué drogarse? ¿Por qué dejar las (...)

narcopostales mexicanas / ¿Por qué drogarse? ¿Por qué dejar las drogas?

Martes 22 de mayo de 2007, por m3gaNeura

En el debate de las drogas hay una multiplicidad de factores cruzados, que hacen particularmente compleja e interesante una problemática, porque llega al corazón del ser humano contemporáneo y las condiciones de su existencia, ya que en la sociedad contemporánea el consumo de drogas y el narcotráfico, que en algunos casos llega a convertirse en una narcoeconomía, dan cauce a cuestionamientos sobre la forma en que los individuos y las organizaciones conciben esta realidad y plantean políticas públicas para resolverlo. Desde el ángulo de la antropología social y la psicología, existen numerosas interrogantes a resolver, que tienen que ver con la predisposición genética que algunos estudios indican, que a nivel bioquímico inciden en los mecanismos emocionales de respuesta al medio ambiente, en la conformación de la personalidad precisamente en interacción con el entorno; la educación, el nivel económico, las oportunidades de desarrollo individual y múltiples factores que tienen que ver con la satisfacción de expectativas de diverso orden, tienen que ver con el lugar común de la “fuga” de una realidad opresiva, que se vincula estrechamente con la trasgresión del orden, al recurrir a sustancias ilegales ligadas a una serie de actividades, como el narcotráfico, que criminalizan el marco psicosocial del fenómeno de las adicciones. Aunque un segmento de la población adicta a sustancias psicoactivas representan la marginación social extrema, como los adolescentes y niños en situación de calle o los delincuentes juveniles comunes, gran parte experimenta un proceso permanente de adaptación a la vida cotidiana y las reglas de convivencia, con distintos márgenes de tolerancia, habida cuenta de que “todos somos adictos a algo, en mayor o menor medida”, al café, al tabaco, las relaciones peligrosas, las mentiras, el sexo, la pornografía, la televisión, la comida chatarra, las compras inútiles, el teléfono celular, la tecnología, los automóviles, tantas manías como ideas necias puede haber.

El otro dilema polarizado es la diferenciación entre las distintas drogas para explicar y legislar adecuadamente, por ejemplo, de los distintos tipos de sustancias, por sus características, usos, daños a la salud, etcétera, drogas que son legales pero igual o más dañinas que las penalizadas, con industrias de miles de millones de dólares, con inmensos presupuestos para publicidad y cabildeos, como las industrias tabacalera y de las bebidas alcohólicas, pero también los fármacos con prescripción que se distribuyen sin regulación estricta en circuitos legales y en el mercado negro, y la falta de información e investigación profunda sobre el efecto nocivo y adictivo de químicos utilizados en la comida chatarra.

Como puede verse no es un problema sencillo, sobre todo si agregamos un poco de condimento humano, social, existencial, en una era en la que la sobresaturación de productos (claro con toda la pleonástica que conlleva), de la mano con una orfandad espiritual, con un capitalismo voraz ocupadísimo en exprimir los bolsillos y los futuros de millones de personas, entrenándonos para tragar de todo, mientras sea negocio, en cuanto se obtengan dividendos, se diluye la moral y la falta de ética empresarial no conoce limitaciones para ocultar, conspirar, engañar, como lo hizo durante décadas la industria tabacalera multinacional; recordemos tan sólo aquellos infames cañonazos de dinero que soltaron las compañías cigarreras en el Congreso mexicano para detener leyes que les perjudicaran con micro aumento en los impuestos al tabaco. Nomás no se pudo, con dinero baila el perro, hoy más que nunca, pero tomemos nota, la propia Secretaría de Salud protestó porque si le aumentan los impuestos a las tabacaleras, éstas darán menos donativos para la lucha contra el cáncer.

Les dejo esta tenebrosa postal con música de Marlboro de fondo.

2 Mensajes del foro

  • narcopostales mexicanas / ¿Por qué drogarse? ¿Por qué dejar las drogas? 27 de junio de 2007 17:12, por víctor lima pineda

    Sólo lugares comunes y una ignorancia sobre el tema enteogénico, ocuparse nada mas de un problema relacionado a una insatisfacción y un consumismo alienante por parte de nosotros los "adictos2 es mera ignorancia de un debate que es ante todo anticapitalista. Escribo esto porque retrocede el intento que hicimos en clón número siete por desembarazarnos de los tópicos comunes sobre el debate sobre drogas y volvemos a hablar de enteógenos y metiéndolos en el misma plasta de otras drogas que ni son enteogénicas y por el contrario sí alienantes. No podemos buscar alternativas al capitalismo si no entendemos que la prohibición es más un jugoso negocio si la gran mayoría de enteógenos son ilegales y la ideología los muestra como el cáncer de la sociedad. Si desean escribir sobre drogas por favor quesean argumentos más solidos, sino sólo perpetuamos la estupidez capitalista y si algo ofrecen los enteógenos fuera de toda metafísica es librarnos un poco de esta estupidez. Checa la página de maps.

    Ver en línea : http://www.maps.org

    Responder este mensaje

Comentar este artículo