Portada del sitio > Comunicación > Medios electrónicos > Transición a la televisión digital - ¿El apagón analógico al servicio del (...)

Transición a la televisión digital - ¿El apagón analógico al servicio del relumbrón electorero?

Domingo 5 de septiembre de 2010, por der Ingenieur

El próximo 2011 México inicia con el apagón analógico, que no es más que el fin de las transmisiones de televisión analógica para dar paso a la televisión digital terrestre.

Según el decreto publicado el 2 de septiembre por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y anunciado por Felipe Calderón, para el 1 de enero de 2016 las transmisiones analógicas habrán terminado y todos los televisores existentes en el país deberán ser capaces de sintonizar las señales digitales del estándar A/53 de ATSC.

Esta transición abre la posibilidad de tener nuevos canales y con ello mayor diversidad de propuestas televisivas. Además permitiría la liberación de la banda de 700 MHz, que va de los canales 52 al 69 de UHF, para prestar otros servicios de telecomunicaciones como telefonía e internet. La liberación de dicha banda se daría en el 2012, que es el año de la sucesión presidencial.

Según esta nota de La Jornada, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) muestran que actualmente cerca de 3 millones de los hogares mexicanos cuentan con televisores preparados para recibir señales digitales. El mismo INEGI afirma que al día de hoy existen 27 millones de hogares realmente habitados. Con estas cifras podemos deducir que antes del último día del 2015 se tendrían que haber comprado en todo el país más de 24 millones de televisiones y/o decodificadores para que todas las familias mexicanas puedan seguir viendo televisión.

Ante la crisis económica que atraviesa el país, agravada con el constante aumento del desempleo y la pobreza; diversas voces señalan que es una locura pensar que la mayoría familias mexicanas tienen la capacidad económica para destinar parte de sus ingresos a la adquisición de equipos digitales y concluyen que el adelanto del apagón analógico, originalmente planeado para el 2021, tiene un fin electorero pues arranca precisamente en las vísperas de los próximos comicios presidenciales.

Desde el mismo día que se dio a conocer esta información, Carlos Sotelo, senador del PRD y presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía en el senado, dijo a Noticias MVS que Calderón sólo buscará beneficiar a su partido con el programa de apoyo a la población, también mencionado en el decreto, que consiste en la entrega de televisores y decodificadores a la población de escasos recursos.

Por su parte Gerardo Flores, el diputado por el PVEM y presidente de la Comisión de Radio Televisión y Cinematografía, acusó a la administración calderonista de pretender destinar 18 mil millones de pesos en subsidios para la compra de receptores digitales, mientras que es incapaz de enviar recursos para solventar los grandes problemas sociales del país.

Según declaraciones recogidas por el periodista Jenaro Villamil, publicadas en la Revista Proceso No. 1766, también los senadores priistas se muestran preocupados por el manejo electoral que pudiera darse al apagón analógico y además cuestionan la legalidad del decreto anunciado por Calderón.

El senador Raúl Mejía González, secretario de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía, afirma que el decreto de Calderón es ilegal pues, después de que la Suprema Corte derogó la Ley Televisa, la única autoridad en materia de radiodifusión es la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL) y no el ejecutivo federal.

Por su parte, el senador Fernado Castro Trenti ha manifestado también su preocupación de que el apagón analógico venga acompañado de una propuesta para que en el 2011 la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) distribuya receptores digitales, justo cuando serán las elecciones en el Estado de México, que es un bastión del PRI, y en la antesala de las elecciones federales del 2012.

Para concluir compartimos este fragmento de la columna México SA donde Carlos Fernández-Vega, se pregunta y contesta lo siguiente:

¿Tienen algo que ver las telecomunicaciones con la (autodenominada) política social del gobierno calderonista? ¿La recién anunciada transición de la televisión analógica a la digital tiene como objetivo combatir la pobreza en el país? ¿Al digitalizar la televisión y depositar la analógica en el basurero de la historia, se reducirá el número de depauperados en esta heroica República? La respuesta lógica sería un rotundo no, pero como Felipe Calderón de lógica no entiende nada, entonces la contestación oficial es un terminante sí, porque dicha transición arranca justamente en año electoral (el primer objetivo es el estado de México; el segundo Los Pinos) y, por lo mismo, la Secretaría de Desarrollo Social, la misma que califica de esquezofrénicos a los jóvenes, formará parte activa del cambio tecnológico: con el padrón de Oportunidades en la mano, entregará apoyos entre los beneficiarios de ese programa clientelar para que aprovechen el cambio de una tele a otra.

¿Será que ahora, para buscar que la gente vote por el PAN, además de repartir despensas y bicicletas ahora se van a repartir también televisiones?

Comentar este artículo