ZIN FRONTERAS

Martes 22 de marzo de 2011, por Alejandro Juan (Fecha de redacción anterior: 20 de junio de 2010).

Welcome tu Tijuana

damas y caballeros,

welcom tu tijuana,

el lugar más mítico del mundo,

donde las lenguas se aman y se unen

en el aló, el oquei el ba bai y el verbo tu bi...

Johny Tecate

En el contexto de la globalización las respuestas para la integración de las culturas regionales han motivado el uso de las nuevas tecnologías con el propósito de experimentar distintos procesos de integración y difusión de la cultura. Dicho proceso abarca todos los campos de la producción cultural contemporánea y requieren de una aproximación desde una perspectiva académica con el uso de las herramientas que manan de las nuevas tecnologías y la instrumentación de nuevos modelos de comunicación.

 

Al considerar que el arte es un fenómeno de la cultura puede considerársele como un instrumento valioso para conocer la lógica interna del pensamiento social a través de los mensajes simbólicos que transmiten, convirtiéndose así, en un porta voz que reproduce a la cultura de la cual forma parte.

 

Consientes de la importancia y las necesidades del papel de la divulgación y promoción de los productos culturales de la zona fronteriza México-USA, surge la inquietud de crear estrategias comunicativas que hagan tolerante la convivencia transcultural, que vinculen tanto a los diversos actores de este proceso y propongan alternativas de nuevos modelos de desarrollo humano.

  

Zin Fronteras retoma estos planteamientos como una necesidad de establecer líneas de comunicación en regiones distantes geográficamente y casi desconocidas entre sí a pesar de tener intereses en común culturalmente hablando.

“Si el comercio no tiene fronteras, ¿porqué los seres humanos deben tenerla?” (un mono blanco durante una manifestación globalifóbica en Roma, 1999), en este contexto y dada la naturaleza abierta de Internet, exploramos la zona fronteriza México USA en dos puntos de apoyo: Cd. Juárez, Chih. – El Paso, Tx.; Tijuana, BCN – Sn. Diego, Cal.. Con el fin de establecer contactos y puntos de acuerdo para vincularnos con las redes culturales ya existentes en ambos lados de la barda, donde el cruce de la frontera se convierte en algo cotidiano y el intercambio de actividades productivas se llevan en ambos lados de manera complementaria.

 La experiencia se abre a través de una comunicación vía electrónica y coloquial en un principio con la gente de Sn. Diego mediante los contactos realizados por un promotor cultural, por demás legendario: “Zopilote” y del movimiento transcultural representado por “Campo Ruse” donde se incluyen a los “Taco Shop Poets”, “Rev Arte” y Taller de Arte Fronterizo BAW/TAF, comandado por Michael Shnor.

 En Tijuana, el primer contacto fue a través del BAW/TAF durante una visita a Maclovio Rojas, esta es una comunidad donde el arte obtiene un carácter político a partir de la participación comunitaria en proyectos de desarrollo social que incluyen a la cultura como motor organizativo. Posteriormente el contacto fue con artistas independientes que mantienen sus nexos artísticos a través de un intercambio continuo por los corredores culturales existentes de redes humanas entre las dos ciudades.

 El proceso de producción incluyó tres visitas a la zona fronteriza, donde realizamos trabajo con técnicas de periodismo multimedia que incluyen levantamiento de imagen, entrevistas en video y audio; el resultado es en parte con lo que se nutre Zin Fronteras. Que constituye una sección de Clon-cyberzine de arte y cultura. De 1998 a la fecha ha incrementado y fortalecido los vínculos entre comunidades artísticas de la frontera. En agosto de este año tuvimos la oportunidad de convivir con el campamento en Playas Tijuana conocido como Border hack , la cual sería una experiencia enriquecedora.

 En Tijuana las fronteras se diluyeron momentáneamente, sucedió lo que tenía que suceder, las nuevas y viejas organizaciones lograron un contacto con un fin común : comunicarse, en “Border Hack”, de Estados Unidos, México y otras partes del mundo se “borro” una frontera difícil de romper.

 En playas Tijuana no hubo un planteamiento único: las visiones, posturas y discursos fueron diversos pero complementarios. Las redes humanas tomaron por asalto el ciberespacio con las nuevas tecnologías a cuestas: los artistas, 50 al menos, abordaron la Internet en el sitio , con diferentes propuestas de arte digital y en red.

 Los activistas expusieron sus opiniones ante un público participativo, ávido de información y de estar incluidos en estos procesos de la vida globalizada: Cindy Gabriela de la ciudad de México habló de la perspectiva de género incluyente y propositiva ; Ricardo Domínguez de Nueva York, miembro “Hactivism” aclaró las posturas éticas de su organización en la red, estableciendo la diferencia de sus intervenciones con fines prácticos, mostrando el código fuente en sus actividades, entre otras cosas.

 The Border less Duo / El Dueto sin Fronteras de Sn. Francisco Cal. Y su lucha por los derechos humanos influenciados por la estética del comic. Federico y Luna jóvenes del colectivo “Libros y revolución” del centro de L.A. vinculados a los trabajadores de la costura, acudieron en solidaridad con el evento, que según ellos se relaciona con movimientos juveniles internacionales con un mismo pensamiento: el cambio. Ellos trajeron una muestra de lo que se expende en su librería bilingüe, con títulos principalmente en español.

 Peter Neidel del Centro de Medios Independientes de Sn. Francisco Cal., Indi Media (http://indimediasf.indimedia.org) , nos habló sobre el papel de los medios independientes a través del Internet, en esta organización se trabaja de manera voluntaria, con la posibilidad de participación abierta, sin filtros editoriales, es decir, todo es publicable mientras se aborden temas de cambio social y cultural.

 En playas Tijuana, el faro que ha guiado la ruta de los navegantes, la barda metálica que divide dos culturas, la patrulla fronteriza que vigila el andar de los migrantes, en este contexto se mezclan los testimonios de los que vienen con la intención de cruzar la línea y que se integran a un verdadero laboratorio de la posmodernidad.

Alejandro Juan Pineda

Comentar este artículo