Textos

Viernes 23 de septiembre de 2011, por Galore-Dark

Juego.

Sera la luna que no lo pudo dejar.
Que me acostumbre a ti,
a tus maneras y carisma,
¿qué fue lo que paso?
estábamos tan unidos y
algo gano la carrera,
a pesar de que tu eras el mas veloz.
Con ello todo termino,
me acostumbre a tu forma,
pero rescate algo de ti
y así espero tenerte.
Solo como recuerdo,
mas extraño tus formas,
tus maneras y carisma.
Fue bueno pero
termino sólo como un juego.

Temporal.

Solos por esta noche donde contamos nuestras diferencias,

es una torre donde la verdad y la mentira habitan.

Estamos felices, y damos un gran grito quebrando las cadenas de aquello que nos unió un día,

sabes que te quiero y que si nos perdimos en este cruel mundo fue por nuestro propio bien.

Aunque no quisiéramos perdernos eso fue lo último que pasó.

Eres libre y tendrás siempre mi cariño, aunque seas correspondido por alguien más.

Cuentas conmigo y con mis buenos deseos, vuela y ve a donde quieras,

no quiero tenerte atado a mi lado mientras no sientas lo mismo que yo,

mientras no sea correspondida por tu corazón,

el mismo que en anillos me diste y entregaste tu ilusión.

Si estás conmigo, será por amor,

sino solo nos engañaremos y mentiremos de nuevo,

como aquel temporal en inverno que al llegar la primavera floreció.

Sí, floreció y como la brisa de la lluvia sentí tus labios cálidos y suaves.

Para así darte mi voto y unirme,

sin embargo ahora comprendo que tú nunca fuiste mío.

Satélite.

Podemos estar rodeados de dolor, mientras observamos sonreír las rosas.

Cuando las flores crecen, sabemos que se fue nuestra vida, vamos es de noche hay que observar las estrellas mientras estas brillen estaremos juntos, no sé cómo pero llegamos hasta este campo fresco, se mi satélite esta noche, vive con mi amor hasta el amanecer, ¿cómo haremos para seguir? sonriendo como las mismas rosas que esconden lo que sienten y al florecer se desahogan. Llora toda la noche, mientras las voces de consuelo llegan a tus oídos, mira lo que ves está destrozado, llegas y eres el mismo amanecer de la lluvia un arco iris que no tiene libertad.

Tu satélite de flores lleno esta, recuerda donde usaste las ultimas, sé mi satélite esta última noche.

Podemos estar rodeados de dolor, mientras observamos sonreír las rosas.

Y sabré que tú estás bien, si observo a lo lejos el cielo en cualquier lugar donde estés, donde yo esté. Sé que aún te quiero y te recordaré como las rosas sonrientes.

Comentar este artículo