Portada del sitio > Comunicación > Análisis de contenido: Roger Wimmer

Análisis de contenido: Roger Wimmer

Lunes 26 de marzo de 2012, por Alejandro Juan

Alejandro Juan Pineda

INTRODUCCIÓN

Wimmer propone una serie de técnicas para el análisis de contenido que contemplan varias etapas, principalmente nos arrojan datos cuantitativos sobre el comportamiento de los medios sobre algún suceso en específico a partir de la formulación de una hipótesis y que permite llevar una secuencia de investigación, cuyo fin es obtener información dura y cuantificable sobre los mensajes o discursos analizados.

El análisis de contenido es un método eficaz, en la medida en que se apliquen correctamente las etapas para su evolución, éste permite saber la forma en cómo los medios de comunicación manejan sus contenidos y cómo estos interactúan con todos los demás mensajes de cada uno de ellos para ser parte de un discurso, sus resultados pueden formar parte de una investigación o responder interrogantes sobre el comportamiento de los medios masivos de comunicación.

Estudiar a la comunicación de una manera sistemática, objetiva y cuantitativa para obtener variables que permitan la medición es necesario tener en cuenta tres conceptos, lo anterior según Kerlinger, quien es citado en el texto de Wimmer, dice: Sistemático, con regla explícitas y consistentes; objetivo, no deben de interferir –en la medida de lo posible- la idiosincrasias o inclinaciones personales; cuantitativo, permite la precisición.

Las etapas del análisis de contenido propuestas por Roger Wimmer comprenden la necesidad de ser llevadas con cierta secuencia, sin embargo es posible realizar combinaciones de manera que se ajusten a las posibilidades de la investigación en curso, todo ello debe de estar normado por una hipótesis emergida de un protocolo de investigación cuidadosamente elaborado; los pasos son los siguientes:

1.- Formule la interrogante de la investigación o hipótesis: Esto tiene gran importancia para poder realizar ejercicios coherentes con el sentido de una investigación, el protocolo del cual emana la hipótesis debe estar correctamente formulado para asegurar la búsqueda de datos e información que realmente sea útil a los objetivos de lo que se está investigando.

 2.-Definición del universo: Es importante conocer y reconocer los límites de cada proceso de investigación que al final nos permitirá considerar los límites de la población, que puedan ser operacionales y relevantes; en principio es necesario definir la búsqueda de un universo apropiado para el análisis que se requiere basándose en dos dimensiones: el tema y el contenido; el tema se relaciona con el objetivo y el contenido con los alcances.

 3.- Seleccionar una muestra: Del universo que se ha elegido es necesario desprender una porción que arroje resultados significativos sobre los objetivos de la investigación que se lleva a cabo; a menudo los universos son tan grandes que exceden la viabilidad de ser estudiados cuantitativamente, debe ajustarse esta muestra a nuestras posibilidades y necesidades de procedimiento.

 4.- Seleccionar y definir unidades de análisis: Consiste en identificar la unidad más pequeña de lo que se está analizando, ésta debe ser identificable y cuantificable; se refiere a personajes, escenas, sucesos particulares, palabras, ideas o cualquier otro asunto que se ajuste a las reglas y definiciones del universo y muestras que se están analizando; que permita tener claridad en la interpretación y se encuentre en concordancia con los codificadores a interpretar.

5.- Construir categorías de contenido: Se refiere a la creación de puntos de clasificación que permitan ubicar cada uno de los resultados obtenidos del análisis de las unidades estudiadas en una categoría correcta, éstas categorías deben reunir características mutuamente excluyentes, lo que se ubica en una categoría no puede pertenecer a otra, aunque éstas pueden converger en distintos puntos, las categorías funcionan en la mediad de su confiabilidad.

 6.- Establecer un sistema de cuantificación: es importante definir lo que se va a contar, esto permite definir también la unidad de medida que se va a utilizar en el conteo; si es un asunto temporal, la unidad se referirá a horas. Las escalas de conteo pueden tener diferentes características y pueden entrecruzarse o ser de múltiple origen, como incluir espacio y tiempo, y a esto añadirle frecuencia o bien horarios.

 7.- Capacitación de los codificadores y ejecución de un estudio piloto: “A la acción de colocar una unidad de análisis en una categoría se le llama codificación”. El desarrollo de una investigación resulta, por lo general, grande y exhaustiva, es difícil llevar a cabo todas las actividades por una sola persona, hay que contemplar el trabajo de ayudantes que codifiquen el material, el método para esto deriva de las necesidades de la investigación.

8.- Codificar el contenido: Los datos encontrados deben estandarizarse para poder llevar a cabo un registro tabulado de los datos que faciliten su lectura y su interpretación; el procedimiento para esto puede ser manual, lo cual significa la escritura en papel, pero es muy útil la instrumentación de algún programa de cómputo que facilite el manejo de grandes volúmenes de información; actualmente existen en el mercado numerosos software que pueden ser un valioso auxiliar en el trabajo de codificación para el análisis de datos.

 9.- Analizar la información: Mediante procesos estadísticos puede obtenerse una primera aproximación a la historia que cuentan los datos derivados de la investigación, éstos nos permiten obtener frecuencias, modas, medianas y todo tipo de datos cuantificables que permitan ser parte de un punto de partida para realizar una interpretación más compleja de los fenómenos de los cuales parte la pregunta o duda esencial de la investigación.

 10.- Interpretación de los resultados: La interpretación, en este caso, tendría que derivar de un análisis comparativo de los resultados obtenidos, dado que se trata de información puramente cuantificable, quien investiga no solo debe presentar resultados que se refieran a unidades en particular, esto no es entendible si no se presenta frente a un dato comparable; así los datos arrojan información presentable en cifras porcentuales, que dan una idea de la relación que se tiene frente a otros elementos relacionados con el universo estudiado.

 Los datos, el diseño de las unidades de análisis, la adecuada capacitación de los ayudantes y el diseño de la codificación permiten obtener fundamentos confiables y en la mediad que esto sea contemplado, el resultado de la investigación también será confiable, lo importante en este sentido es instrumentar una adecuada metodología para demostrar la confiabilidad del procedimiento llevado a cabo; deben observarse límites, capacitación y un estudio piloto de lo planeado.

CONCLUSIONES

Las etapas que componen las técnicas para el análisis de contenido que presenta Wimmer permiten obtener datos cuantitativos de enorme valía para la realización de investigaciones referentes a la comunicación, lo cual es una forma interesante de allegarse a una buena cantidad de información dura con fundamentos teóricos y metodológicos suficientes para argumentar estudios confiables.

 Los datos cuantitativos requieren también de una observación cualitativa para ubicarlos dentro de una investigación humanista, el sistema de análisis de contenido es solo un punto de partida para poder realizar estudios más profundos sobre intenciones y análisis de discurso, es necesario estudiar lo cualitativo y posteriormente aplicar alguna ciencia interpretativa como la hermenéutica o la semiótica para comprender a cabalidad los discursos de los medios de comunicación.


FUENTE BIBLIOGRAFICA

WIMMER, Roger. Introducción a los medios masivos de comunicación. Thomson. México. 2001

Comentar este artículo