Portada del sitio > Cultura > Escena cultural DF > Outside the Wall: Roger Waters, The Wall 2012

Outside the Wall: Roger Waters, The Wall 2012

Viernes 4 de mayo de 2012, por REDACCION

Outside the Wall: Roger Waters, The Wall 2012

Por Susana Vázquez

 El pasado 27 y 28 de abril Roger vino a abrirnos los ojos…

 En 2010 también trajo el show de The Wall en una reinterpretación tecnológica entrando a la era digital, pero este año además de ser readaptado para un escenario y audiencia más grandes, en especial en estos momentos de coyuntura este show pierde por completo su condición como tal para convertirse en un mensaje, prácticamente a gritos, para que el mundo despierte y no permita que lo que se muestra en las imágenes de The Wall siga repitiéndose incesantemente.

 o sé cómo comenzar este relato para hacerle justicia al evento, que para mí fue de las cosas más reveladoras que he visto en la vida. Conozco The Wall de principio a fin. También asistí al concierto de 2010 y puedo asegurar que el show de este año es mucho mejor al anterior, pero más que referirme a cuestiones técnicas sobre el mismo (el cual podrán ver en el video y posteriormente en el DVD, que ojala salga en el futuro); quiero hablar del mensaje de este show. Del mensaje y de su contexto.

 Esta vez estamos al borde de una serie de guerras sumamente destructivas; en México tenemos una desde hace 6 años que ha sido muy sangrienta y de la que casi ningún mexicano está consciente, pues los medios de comunicación han cegado nuestros ojos y adormecido nuestras mentes ante la matanza de tantos hombres, mujeres y niños inocentes de los que solo conocemos cifras y olvidamos que se trata de personas que han dejado de existir por motivos idiotas.

También estamos en el momento justo en que varios movimientos ciudadanos han tomado lugar en países como Islandia, Grecia, España, Francia, Estados Unidos e incluso en México (aunque no con tanto empuje aún), donde la gente ha salido a las calles a expresar su inconformidad ante el injusto manejo del dinero que las corporaciones, los bancos y los políticos le han dado, llevando a la mayoría de la gente del mundo entero a una pobreza progresiva, cuyos recursos son destinados al negocio de la guerra, antes que al bienestar social.

 El show de The Wall comienza con un “presentador” que normalmente pide no tomar video o fotografías del concierto, pero esta vez dijo “el señor Roger Waters no tiene ningún problema con la toma de fotografías por parte del público”, y después se apagaron las luces y comenzó In the Flesh?, poderosa, con fuegos artificiales y un avioncito que va a estrellarse al muro que se encuentra parcialmente construido, y del cual sale una llamita cuando el avión se pierde detrás de éste simulando la explosión de la aeronave. Así comienza The Thin Ice y también comienzan a proyectarse una serie de fotografías y fichas de datos sobre gente que ha muerto a causa de la guerra, hasta que cada una de ellas se vuelve un ladrillo de aquel muro. Ahí fue donde mi emoción se fue convirtiendo en otra cosa…

The Wall es una opera rock, y por lo tanto el orden de las canciones es exactamente el mismo del disco y la película. A The Thin Ice le siguen Another Brick in the Wall part 1, The Happiest Days of our Lives, Another Brick in the Wall part 2 (esta última por todos conocida y que emociona hasta a las abuelitas), todas ellas muy personales, muy individuales hasta cierto punto, muy propias de Roger Waters, sin embargo comienza la canción Mother y aunque podría ser también muy personal, la frase inicial de la canción es una de las primeras sacudidas a la psique de todos los presentes: “Mother do you think they’ll drop the bomb?”

 Aunque el mensaje que se encuentra en el concepto de The Wall podría ser muy literal, la barrera del idioma desgraciadamente impide que a todos les llegue dicho mensaje, consciente de esto Roger hizo el esfuerzo por darlo en español. Dedicó el concierto a los niños muertos en medio de la guerra “de narcos”. Roger está muy consciente de lo que aquí sucede, mucho más que los propios mexicanos, pues lo que dijo fue muy acertado, jamás usó el término “contra” el narco, y por ello la injusticia es aún mayor. También dedicó el concierto a las mujeres y niñas muertas en Juárez, todos víctimas de su propia inocencia. Esto me conmovió hasta las lágrimas, mismas que no pararon hasta el final del show. Esto fue una especie de cachetada del destino pues siempre me he burlado de las chicas que lloran en los conciertos, pero aclaro, en mi caso no fue por idolatría sino por indignación ante un panorama desolador muy bellamente producido en imágenes y sonido para todos los asistentes.

Goodbye Blue Sky más sombría y apocalíptica que nunca muestra aviones de guerra que en lugar de lanzar bombas, lanzan logotipos de marcas y símbolos religiosos, en un intento por revelarnos quiénes son los verdaderos causantes del daño a la humanidad, mostrándonos quiénes son los que detonarán la guerra en verano de este año y causarán un daño enorme a toda la vida de este planeta. Irónicamente una familia que estaba frente a mí eligió precisamente ese momento para demostrar su poco interés en lo que estaban viendo y decidieron llamar al que vende cocas de 600 ml en 100 pesos. No podía creerlo. Roger vino a México a decirnos cosas trascendentales y estos personajes salen con esto… tal vez pedirles que se unan a los “indignados” es mucho, pero una pequeña contribución para impedir que los empresarios nos sigan exprimiendo a mi parecer es un primer paso, y más si estás viéndolo grandote en una pared artificial de muchos metros de ancho con dibujitos animados en ella!

 Justamente Empty Spaces y Another Brick in the Wall part 3 hablan sobre esta sociedad enferma que solo vive para comprar y comprar cosas para llenar el vacío real de nuestra existencia, y actuar de manera errática consumiendo drogas de prescripción que nos mantengan apaciguados y dóciles para el sistema, ese sistema que nos está enfermando, que nos está queriendo matar.

 Y después de Goodbye Cruel World llega el intermedio. Esa familia de enfrente no dejaba de mirarme feo a causa de mi llanto, lo cual a la vez me daba risa, pues en aquella canción final llamada The Trial hay una parte maravillosa que dice “The prisoner who now stands before you was caught red handed showing feellings… showing feellings of an almost human nature… -Shame on him! -This will not do”. Pero no nos adelantemos. Es solo que me sentí en el papel de Pink, siendo juzgada por demostrar que soy humana y soy sensible a cosas aún. Durante el intermedio se comenzó a escuchar un sonido muy penetrante de mantras tibetanos, mientras yo recorría con la mirada a mi alrededor hacia el resto de la gente que vino a ver lo que mi amigo quique llamó “la tragicomedia humana” de The Wall. Parecía una de esas escenas sentimentaloides de Hollywood de película sobre el fin del mundo, donde la gente está viviendo su vida feliz y juega y sonríe, pero todos los espectadores sabemos lo que les espera…

 Con esa música se apagaron las luces y comenzó la segunda parte del concierto.

Hey You es claramente un grito de auxilio mientras que Is there anybody out there es una pieza que expresa el vacío, la soledad, la desesperanza, pues nadie atiende al llamado y el joven Roger de los años 70s o “Pink” el personaje principal de la obra The Wall, se va convirtiendo en un fascista más del sistema que lo moldeó y está terminando de absorberlo. Pero en esta realidad, la realidad inmediata de lo que se está llevando a cabo en esta dinámica Roger-The Wall- audiencia, es exactamente lo mismo que se representa en la obra en sí: en la película vemos como aparece el fascista “Pink”, el cual de manera agresiva amenaza a sus espectadores mientras estos le miran embelezados, lo adoran…

 En Confortably Numb, Roger (persona de carne y hueso, ciudadano del mundo, despierto, fuera de la “matrix”, fuera del muro) se dirige a su público diciendo “Hello, is there anybody in there…” y éste le responde “there is no pain you are receding… a distant ship smoke on the horizon… YOUR LIPS MOVE BUT I CANNOT HEAR WHAT YOU ARE SAYING” (te oigo cantar pero no escucho el mensaje, alguna vez recordaré que vino Roger a México y dio un concierto bien chingón y lo celebramos como locos, en nuestro confort, confortably numb…)

 …pero definitivo la parte clímax de todo esto fue Run Like Hell, con el ya tradicional “are there any paranoids in the audience tonight?“, donde espero varios hayamos alzado la mano, y donde un Roger totalmente salvaje, con metralleta en mano y a gritos amenaza a quienes no le gustan, buscando víctimas entre el público, y comienza la cacería de brujas. Esto es lo que en realidad está pasando, y a quiénes están cazando? Llámese “anonymous”, llámese “indignados”, o lo peor de todo “terroristas”, eso es lo que hay detrás de esta canción y que todos celebran como si fuera solo un espectáculo, y tal vez lo sería en otro contexto, desgraciadamente es literal. Es literal aquella frase de Waiting for the Worms, “Would you like to see Britannia rule again?” realmente queremos que las guerras por petróleo o por el “control” del espacio continúen? Quiénes deciden esto? Corporaciones, bancos, en cierta medida también los políticos…

 Según teorías conspiranoicas quienes realmente están detrás de la actividad bélica norteamericana son la corona y los bancos ingleses. También según estas teorías, Estados Unidos funge como escudo de Inglaterra, pues quien gane más enemigos corre el riesgo de perder algún día, mientras que la mano que mese la cuna puede continuar con la orquestación del mundo -“all you have to do is follow the worms!”.

 Y mágicamente la luz del reflector se detuvo frente a mí y dije “me encontró!” :O jajaja

 Todos sabemos lo que sigue: Stop, The Trial, Outside the Wall, todo preciosamente proyectado e interpretado, pero en esta ocasión hubo un super plus: el famoso cerdo negro volador que aparece en In the Flesh se posó sobre el mar de gente, quienes al principio solo lo tocaban felices hasta que comprendieron que se trataba de destrozarlo. Y el cerdo se hundió en el fango humano, y desapareció. Una presentación histórica de un verdadero artista, con un poder de convocatoria muy importante, que viajó de tan lejos para compartirnos su sabiduría y enriquecer nuestra alma.

 Me parece increíble que haya escuchado ese disco miles de veces y que hasta ahora entienda el mensaje completo. Ojalá que varios más de los que estuvieron ahí, bajo el cielo nublado de abril, lo hayan terminado de comprender también y que no sólo hayan formado parte del montaje. Ojalá que varios más hayan pasado al otro lado del muro, que varios más hayan abierto sus ojos y puedan ver.

Presentación del 28 de abril de 2012


Comentar este artículo