Portada del sitio > ARTICULOS DICTAMINADOS > “SAN SALVADOR ATENCO: SU RESISTENCIA Y DIGNA RABIA”

“SAN SALVADOR ATENCO: SU RESISTENCIA Y DIGNA RABIA”

Miércoles 19 de febrero de 2014, por REDACCION

“SAN SALVADOR ATENCO: SU RESISTENCIA Y DIGNA RABIA”

Arículo enviado a la redacción por ISRAEL DE LA CRUZ GONZÁLEZ

INTRODUCCIÓN

En el siguiente trabajo se abordaran algunos elementos importantes sobre uno de los proyectos impulsados durante la administración del ex presidente de la república Vicente Fox Quesada y que con el transcurso de los años se vería impedido por la resistencia de algunos ejidatarios que se verían afectados por la construcción del Proyecto Ambiental Nuevo Texcoco y el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), en las inmediaciones del poblado de San Salvador Atenco, zona de Texcoco, ubicado en el Estado de México, durante la gestión del entonces gobernador de esa entidad Arturo Montiel y posteriormente de su homologo Enrique Peña Nieto, quien a través de una campaña mediática entre una de las televisoras más grandes del país –Televisa- y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), éste último ganaría las elecciones en el año 2012 para llegar a la presidencia de México.

En el que mencionare un poco sobre la propuesta gubernamental para entender las condiciones y las consecuencias de ésta, centrándome más en el análisis de lo que implicaría su construcción en esas tierras y un poco la organización de sus habitantes para impedir su ejecución.

Donde el apoyo de algunos sectores sociales no se haría esperar y el vínculo con otros de manera directa pondría en tela de juicio a la administración gubernamental, emanada del Partido Acción Nacional (PAN), y a la clase política nacional.

DESARROLLO

“Lo que en una comunidad humana se agita como esfuerzo libertario puede ser la rebelión contra una injusticia vigente en cuyo caso favorecerá un ulterior desarrollo de la cultura, será conciliable con esta”.

Sigmund Freud.

Es el año 2000 y las campañas políticas entre los diferentes candidatos a la república, entre ellos, Cuauhtémoc Cárdenas (del Partido de la Revolución Democrática), Francisco Labastida (surgido de las filas de Partido Revolucionario Institucional) y Vicente Fox Quezada (del Partido Acción Nacional), se verían compitiendo en encuestas en un proceso democrático que acapararía los medios y las planas más importantes en el mundo, donde se centraría la imagen política de este último para sacar de la residencia oficial de los Pinos al PRI después de más de 70 años en el poder.

En esa campaña mediática algunos análisis que se hacían en el aspecto psicológico era que atraería la atención al imaginario colectivo la historia de un candidato nacido en un rancho y con una personalidad que cautivaría a muchas mujeres por reproducir el rol de un Pedro Infante moderno –por su machismo- y, por consiguiente, a su lado a una ex secretaría que con el tiempo se convertiría en su amante y esposa y con la postura de una mujer materna, sumisa y abnegada, que llegaría a las familias más conservadoras, con una inclinación al catolicismo, y reivindicaría no sólo la postura de su partido sino los valores más arraigados en una parte de la sociedad mexicana.

En esa expectativa muchos ciudadanos se volcarían a las urnas y votarían por un “candidato diferente, con una plataforma política diferente”, a lo que había englobado la historia del país en el aspecto político. Aunado a ello se reflejaría la crisis del partido de Estado que había generado un descrédito y una falta de credibilidad hacía sus ciudadanos durante muchísimas décadas, algunos ejemplos, una matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco en el año de 1968 y ningún funcionario culpable; una desestabilidad en el país en el ámbito rural y con ello el surgimiento de grupos de liberación nacional que arrojaría muchas desapariciones, persecuciones, presos políticos y muertes, cuyo periodo sería conocido en la historia del país como la guerra de baja intensidad o guerra sucia, hasta la fecha no han sido esclarecidos esos hechos ; el colapso del Estado de Bienestar y la llegada del sistema neoliberal bajo el discurso de mejor prosperidad en las familias y la privatización del sector público como eje de esa política, en la actualidad se sigue dando; el primer fraude electoral más evidente en el país y la llegada de Carlos Salinas de Gortari, además a ello más muertes y desapariciones, ningún responsable hasta la fecha; la entrada en vigor del Tratado del Libre Comercio (TLC, ahora Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y el surgimiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en su mayoría conformado por indígenas, “impidiendo” la entrada de México a las economías más grandes del mundo y la falta de cumplimiento a los acuerdos de San Andrés por parte del Estado mexicano, los cuales todavía no se cumplen; la crisis económica y con ello el error de diciembre, “bendito FEBAPROA”, que lo seguirán pagando los mexicanos; la matanza de Acteal y sin castigo a los autores intelectuales y materiales de ese hecho, hasta ahora ningún funcionario preso.

Y finalmente, por mencionar sólo algunos, la huelga más larga en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la violación de los acuerdos del 10 de diciembre en el Palacio de Minería entre las autoridades universitarias y el Consejo General de Huelga (CGH), sin olvidar la entrada de la entonces Policía Federal Preventiva (PFP) el 6 de febrero del 2000 para desarticular la huelga, donde Juan Ramón de la Fuente surgido del PRI a través del plebiscito le da legitimidad y son detenidos más de 800 estudiantes en el auditorio “Che” Guevara, permaneciendo actualmente éste personaje en las filas de la izquierda…institucionalizada.

Estos hechos y otros más son los que le permitirían a Fox llegar a la presidencia y echar andar sus diferentes plataformas políticas, haciendo acuerdos y cumpliendo otros, que lo llevarían a la cúspide del poder.

Ante esas condiciones el proyecto sobre el Aeropuerto Internacional comienza, donde algunos empresarios nacionales e internacionales coludidos con algunos miembros de la escena política mexicana, deciden impulsarlo y construirlo en esa zona del Estado de México para tener una cercanía al Distrito Federal.

En el que la llegada a los Pinos de éste personaje, querido y amado en ese entonces por algunos miembros de su partido y actualmente odiado por muchos otros, les permitiría a los miembros de esa clase burguesa dominante continuar con sus propósitos y reproducir lo que se ha conocido y leído desde la historia del curso de la sociedades industriales como es la acumulación y movilidad de capital.

“La burguesía suprime cada vez más el fraccionamiento de los medios de producción, de la propiedad y de la población. Ha aglomerado la población, centralizado los medios de producción y concentrado la propiedad en manos de unos pocos. La consecuencia obligada de ello ha sido la centralización política. Las provincias independientes, ligadas entre sí casi únicamente por lazos federales, con intereses, leyes, gobiernos y tarifas aduaneras diferentes, han sido consolidadas en una sola nación, bajo un solo gobierno, una sola ley, un solo interés nacional de clase y una sola línea aduanera” .

Donde la noticia del decreto de la construcción se hace saber en los medios de comunicación, lo que le va asintiendo a muchos ejidatarios, dueños de esas tierras, a que comiencen a informarse y tratar de evitar su ejecución.

“En 2001, cuando el ex presidente Vicente Fox emitió 19 decretos para expropiar 5 mil 474 hectáreas, les ofrecían 7.20 pesos por metro cuadrado. Dos años después, ante la movilización de los campesinos, tuvo que derogarlos” .

Mapa de ubicación del pueblo de San Salvador Atenco, Edomex, en el que el gobierno federal mantiene la idea de construir el aeropuerto. Fuente: www.googlemaps.com

Donde el discurso del ejecutivo federal hacía los miembros de la ciudad, a través de los diferentes medios informativos, impresos y televisivos, tendría como eje fundamental las bondades del Aeropuerto: generación de empleos, una inclusión a las nuevas tecnologías del mundo, un ingreso mayor para la economía del país y, por ende, una estabilidad económica, mayor inversión y mucho…pero mucho desarrollo en materia social, justificando la llegada de éste neoliberal al “nuevo” gobierno y quizás cerrando algunos negocios con inversionistas extranjeros. La cantidad ofrecida por las autoridades a los ejidatarios en ese contexto era un cuestionamiento de manera tajante debido a que equivalía a una coca cola de 600 ml y que ésta misma no representaba un valor simbólico y ni mucho menos real de lo que significan las tierras para sus propietarios y sus familias, además de toda esa carga histórica de las culturas indígenas y todo su mundo de representaciones, por ser un espacio mítico, por el trato y su cuidado, la relación con sus ancestros como factor importante en su organización económica, política y social y por ser un objeto de producción para su distribución y consumo, así como de la relación de ésta con la mujer y la procreación y con la muerte para su conservación.

La negociación de la comitiva gubernamental para negociar las tierras con sus dueños podría entenderse, por un lado, como una forma de justificar la tan manociada vía democrática para resolver los conflictos y llegar a un acuerdo y, por el otro, ante la resistencia de los ejidatarios, expropiarla para darle elementos al gobierno de que se podría sentar en una mesa de diálogo para negociar y consensar pero argumentando la cerrazón de personas incultas, sucias, pobres y de abajo, que se tendrían los elementos suficientes para actuar de esa forma bajo el discurso del progreso del país y, al mismo tiempo, como una fuente mayor de ingresos con más edificaciones y construcciones de vías de comunicación.

Además de continuar con el eje rector de la política neoliberal con la libre circulación de mercancías, reivindicar el control en el poder y la toma de decisiones de la clase empresarial relegando al Estado, la competencia en el mercado interno y externo, los avances en materia de tecnología de punta y expropiación y privatización de los recursos naturales.

“En particular, el campo ha sido afectado por la implementación del modelo de ventajas comparativas (importación de alimentos, incentivación de la inversión extranjera en la manufactura, promoción de agroimportaciones no tradicionales de grupos pequeños de productores, abandono de las inversiones estatales en materia de infraestructura para el campo e investigación, supresión de subsidios y precios de garantía, etcétera). Con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio en 1994 se redujo aún más el apoyo gubernamental a la agricultura, y grandes grupos de campesinos quedaron relegados.

En 1992 se modificó el artículo 27 constitucional, con lo que se abrió la puerta a la privatización de las tierras campesinas, inscritas en un marco legal de propiedad ejidal o comunitaria, es decir, propiedad social. El Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares Urbanos (Procede) fue la puerta legal para llevar a cabo la transformación de la propiedad social a privada. En 2006 se cerró el programa, intensificando la compra y renta de tierras para su explotación o transformación” .

Siendo con estos elementos que se miraría como una vía idónea la continuación del proyecto, la cual no se concretaría por la organización, resistencia y la lucha social y jurídica del pueblo de Atenco para evitar que con ello se diera un proceso de urbanización en esa zona del Edomex y lo que implicaría: más centros comerciales, hoteles, destrucción ecológica, mayores índices de contaminación, establecimientos de comida rápida, de agencias de la industria automotriz, el diseño de conjuntos habitacionales y, por ende, movilidad de personas y por supuesto más vías de comunicación.

“La urbanización que se está llevando a cabo en el planeta se realiza con una gran diversidad morfológica y cultural, y constituye para la civilización un reto difícil de comprender respecto al cual no podemos ser indiferentes. Un elemento importante en dicha diversidad lo ha producido el capitalismo, cuyas mutaciones repercuten en las formas de vida y en los modos de pensar, por lo que no se debe confundir entre pensar lo urbano y pensar la ciudad, ya que podría resultar desastroso” .

Lo que llevaría con su construcción a la desaparición de los ritos y rituales, las fiestas patronales y la conservación de sus creencias, sus usos y costumbres, su producción, distribución y consumo de algunos granos, sus recuerdos de infancia, a sus muertos, a la pérdida de la herencia simbólica y económica de sus hijos y en sí al sepultamiento de ese pueblo originario, en el que quizás también algunas zonas aledañas no sean ajenas a ese proceso.

“Desde la punta del cerro Huatepec (cerro en el agua, en traducción del náhuatl) los campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) señalan en el horizonte brumoso las regiones que delimitan su territorio: Atenco, “que significa a la orilla del agua”; Chiconcuac y San José Teotihuacán, al pie de la sierra; Tezoyuca y Ecatepec, que muestra el perfil de sus unidades habitacionales, urbanizaciones salvajes, como las llaman.

La mirada gira en sentido inverso a las manecillas del reloj para ubicar al frente el cerro del Peñón de los Baños y las antenas que guían a los aviones, continuar hacia los rascacielos del Distrito Federal, sí, es el World Trade Center y más lejos, como una tenue aguja, la Torre Latinoamericana.

Hacia la izquierda, los perfiles pardos de Neza, Chimalhuacán y Texcoco, ya más cercano. Y los pueblos que componen el municipio: Nexquipayac, que quiere decir “te busco y no te encuentro”; Acuexcomac, “cuenco de agua”; Ixtapan, “lugar de sal”, y Zapotlán, “lugar de sapos” . Donde con muchas posibilidades las autoridades de los tres niveles (Federal, Estatal y Municipal) busquen los mecanismos “idóneos” para llegar con los ejidatarios y campesinos de estos espacios geográficos, demográficos y ecológicos, presionando, si no por la amenaza sí por el engaño, para que esas tierras sean vendidas y se pueda concretar lo que inicio en el año 2001.

Tal como lo que se está viviendo en los últimos meses del 2013 en palabras de sus habitantes con personas de civil mintiendo con la venta de tierras de algunos pueblos y cerrándoles los pozos de agua a los ejidatarios para evitar que continúen trabajando sus tierras y con ello mantener sus cosechas.

Es en el 2003 que el apoyo de muchos sectores de la sociedad civil nacional se vincula a la resistencia y lucha de los pobladores de San Salvador Atenco y todos juntos buscar establecer acuerdos de solidaridad para iniciar una serie de movilizaciones a nivel nacional e internacional. Donde una parte del sector estudiantil es el que tendrá un apoyo activo hacía ellos teniendo como antecedente inmediato el rompimiento de la huelga en el año de 2000 en Ciudad Universitaria .

Transcurren algunos años donde se comienzan a dar mesas de diálogo y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad a falta de acuerdos y la cerrazón de las autoridades federales, lo que va generando la consolidación en la organización, en las diferentes formas de lucha de los habitantes de Atenco y su influencia en la zona de Texcoco, además de la solidaridad con otros grupos con una tendencia política de abajo y a la izquierda.

Siendo en el año de 2006 que los ejidatarios de la zona de Texcoco, una vez organizados en el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), se encuentran adheridos a La Otra Campaña, propuesta hecha por el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), a través de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que juntos se coordinan y reciben durante el recorrido en el Palacio Municipal del pueblo al Sub Comandante Marcos para invitarlos a ser parte de esa alternativa de lucha y trabajar en dos ejes principales: uno, en un programa nacional de lucha antineoliberal y anticapitalista y, dos, en una nueva constituyente, donde sean escuchados e incluidos varios sectores.

“Invitamos a los indígenas, obreros, campesinos, maestros, estudiantes, amas de casa, colonos, pequeños propietarios, pequeños comerciantes, micro empresarios, jubilados, discapacitados, religiosos y religiosas, científicos, artistas, intelectuales, jóvenes, mujeres, ancianos, homosexuales y lesbianas, niños y niñas, para que, de manera individual o colectiva participen directamente con los zapatistas en esta CAMPAÑA NACIONAL para la construcción de otra forma de hacer política, de un programa de lucha nacional y de izquierda, y por una nueva Constitución” .

Es por medio del recorrido del Sub por algunos estados del interior de la república como Oaxaca, Yucatán, Tlaxcala, Morelos, Estado de México, entre otros más, que muchos grupos y a título personal se suman a la iniciativa y poco a poco son escuchados algunos ancianos, hombres, mujeres y niños de algunos zonas, para que a través de su vivencia de injusticia y desigualdad emanado del sistema capitalista, entre ellos el FPDT, se redacte el programa de lucha y continué la digna rabia .

Diferentes reuniones se comienzan a dar, entre ellas, la del 2 de mayo del sector estudiantil de La Otra Campaña en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco (UAM-X) y la visita por la mañana del Comandante Zero en las islas de la UNAM y en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Sin dejar de participar en la conmemoración de la marcha del 1° de mayo denominada El Otro Primero de Mayo del Ángel de la Independencia, pasando Reforma, para llegar a la plancha del Zócalo. La última reunión que se realiza como parte de las actividades que tienen el Sub se da con algunos comerciantes en la zona del mercado de la merced en el Distrito Federal, cuando en pocos minutos al otro lado de la ciudad la carretera Texcoco-Lechería es tomada por algunos miembros del Frente de Pueblos para manifestarse por la liberación de sus compañeros Ignacio del Valle y algunos floristas, después de que la fuerza pública les impidiera la venta de flores en el mercado Belisario Domínguez del municipio de Texcoco y cuando las autoridades municipales un día antes se habían comprometido a dejar que se establecieran en ese espacio de esa localidad; la venta, como parte de la conmemoración del día de La Cruz, 3 de mayo.

“Muchos de nosotros –explica Pedro- en el trayecto de las 8 de la mañana hasta las 7 de la noche, hora en que fuimos detenidos, sufrimos tortura psicológica, era como para explotar y que te vuelvas loco; estaban sobrevolando todo el tiempo los helicópteros de los medios de comunicación y de la policía, y en unos edificios que estaban enfrente se apostaron francotiradores, nosotros pensábamos que eran reporteros que estaban con sus cámaras y sus lentes, ¡pero no!, ¡eran francotiradores!, era un tormento mental muy fuerte. Mientras estábamos esperando que hubiese una solución, me senté en un rincón, trate de dormir y pensé:

Me duermo, y ojalá cuando despierte esto sea una pesadilla…¡Y sí!, ¡fue una pesadilla pero real! Estuvimos todo el día cercados en la bodega y no sabíamos que iba a pasar pero pensábamos que iba a llegar la gente del gobierno y que iba a dialogar y a parar toda la represión en esos momentos” .

De inmediato las televisoras mostrarían en tiempo aire parte de la confrontación que se estaba suscitando entre los habitantes de esas zonas y la fuerza pública local, donde algunos titulares de los noticieros le exigían al gobierno federal la entrada del ejército y que se buscaran los mecanismos para establecer el orden.

Reivindicando con esos discursos los planteamientos de algunos autores funcionalistas denominando esas prácticas como “conductas desviadas” ante el conflicto y en el que se tendría que hacer un análisis detallado del origen y las circunstancias de éstas ¿reparto desigual de la riqueza?, ¿despojo?, ¿explotación? para entender ese lenguaje, así como un estudio serio de la cultural y de manera específica de las creencias y costumbres de un pueblo y a su vez de la misma naturaleza del ser humano ante una reacción de esas magnitudes.

“Siendo todas aquéllas que infringen las normas institucionalizadas y testimonian un desequilibrio en los procesos de integración. La desviación es el síntoma de una patología en la institucionalización de las normas, a la señal de que las normas no han sido interiorizadas adecuadamente” .

Una imagen que mostraría la incitación de estos “periodistas” para actuar sería cuando cerca de tres o cuatro manifestantes golpeaban debajo de un puente a un policía al momento de querer huir, después de su incursión al poblado de Atenco, matando a un adolescente de nombre Javier Cortés con arma de fuego.

Mientras la confrontación continuaba en la carretera Texcoco-Lechería, el Comandante Zero mencionaba en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco parte de los hechos que se estaban dando en esa zona y daba por hecho la cancelación de su recorrido y de sus actividades pidiendo la liberación de los miembros del Frente de Pueblos y los floristas, así como convocar a movilizaciones y actos de protesta a nivel nacional e internacional, sin dejar de referir la alerta roja en las comunidades zapatistas.

En la misma plaza se encontraría América del Valle, hija de Ignacio y Trinidad Ramírez, quien anunciaba la muerte de un adolescente y la impotencia de no estar con la gente de su pueblo en esos momentos tan importantes para ellos y su familia –quién al igual que su madre, después de la detención de su padre, se esconderían tras las ordenes de aprehensión giradas en su contra-.

Habitantes de San Salvador Atenco dan el último adiós a Francisco Javier Cortés, asesinado el miércoles -3 de mayo- con arma de fuego Foto: Mario Núñez Fuente: www.jornada.unam.mx

El ambiente era de incertidumbre, algunos adherentes de la Sexta Declaración y, por consiguiente, a La Otra, se trasladarían en apoyo de los ejidatarios y la exigencia de la libertad de los compañeros y otros, no adherentes, para hacer notas y reportes de lo que en verdad estaba sucediendo en ese punto del Estado de México.

Hasta allá se trasladaría la compañera de nacionalidad chilena Valentina Palma para conocer cuál era el sentir de la gente e iniciar su trabajo como antropóloga y estudiante del cuarto año de Realización Cinematográfica en el Centro de Capacitación Cinematográfica .

“El día miércoles 3 de Mayo, luego de ver las noticias en televisión y enterarme de la muerte de un niño de 14 años, mi condición de antropóloga y documentalista hizo que me conmoviera con el deceso de éste pequeño por lo cual decidí dirigirme a San Salvador Atenco a registrar cual era la situación real del poblado. Pasé allí la noche, registrando las guardias que la gente del pueblo había montado y realizando entrevistas en las mismas. Hacía frío, me arrime a las fogatas que la gente del pueblo había montado mientras seguía registrando imágenes. La luz del amanecer anunciaba un nuevo día: jueves 4 de Mayo” .

Una vez que los movimientos de los pobladores y de los compas que se habían sumado eran de un lado para otro, de poner barricadas en los accesos al poblado, de comentar sí ingresaría la policía o no, de vivir el trascurrir de las horas y de convocar al otro día como plan de acción a movilizaciones en solidaridad de los ejidatarios y floristas, las campanas de la iglesia y los gases lacrimógenos sonaron alrededor de las 6 de la mañana anunciando la llegada de los elementos de la PFP, donde al inicio se confrontaría la entrada con consignas, piedras y cohetones para que minutos después los compañeros y compañeras buscaran esconderse en los diferentes lugares que se ubican en el pueblo: un hotel, en las casas, el auditorio del palacio municipal, la iglesia y otros espacios más, para evitar ser detenidos y golpeados por los guardias de seguridad.

Ante la represión de los cuerpos policiales la labor de los medios informativos se hizo presente cuando a través de sus medios para trasmitir la noticia –helicópteros, cámaras, enlaces, etcétera- no se hicieron esperar.

Imágenes de los noticieros más comerciales como Televisa y Televisión Azteca hacían del conocimiento a la audiencia de la brutalidad policíaca con la que eran detenidos algunos compañeros, entre ellos Jorge Salinas, trabajador de teléfonos de México y adherente a la Sexta y La Otra Campaña del sector trabajadores del campo, la ciudad, el mar y el aire.

Junto a él otros compas que habían estado en la confrontación con los cuerpos de seguridad eran golpeados y en ésta un recipiente de gas lacrimógeno le daría en la cabeza a un estudiante de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y de la Facultad de Economía de nombre Alexis Benhumea, también adherente, que la policía al no darle el acceso a una ambulancia para su atención inmediata con el transcurso de los meses perdería la vida en un hospital de la Ciudad de México, así como otro compañero, José Enrique Espinosa.

Lo que podría interpretarse como mensaje de lo sucedido en dos sentidos: uno, la venganza del Estado a la negación de los ejidatarios a vender sus tierras y con ello evitar la construcción del aeropuerto acumulando más ganancia de empresarios nacionales y extranjeros y el vinculo a La Otra Campaña frenando el recorrido del Sub Comandante por el interior de la república ¿miedo?, ¿temor? y, dos, mostrarle a la sociedad mexicana que sí protesta por sus derechos constitucionales le podría pasar algo similar a lo ocurrido, es decir, amedrentar con violencia corporal y psicológica a los activistas y luchadores sociales y, por ende, su persecución, encarcelamiento y muerte, como lo vivido en la época de la guerra de baja intensidad.

El estudiante Edgar Santiago Nava permanece esposado en una cama del hospital Adolfo López Mateos de Toluca, y a la espera de ser operado de un fractura en el brazo por la golpiza que recibió de policías en San Salvador Atenco FOTO Daniel Aguilar/ Reuters Fuente: www.jornada.unam.mx Durante los hechos de violencia algunos vecinos vinculados al PRI señalaban las casas y denunciaban a los miembros del FPDT ante los jefes al mando y algunos otros desde los helicópteros vestidos de civil y con los rostros cubiertos no dejaban de hacerlo, lo que mostraba claramente la infiltración de éstos y un poco las prácticas de los aparatos de inteligencia coordinados por la Policía Federal Preventiva (PFP) junto con un Grupo de Operaciones Especiales y de las Fuerzas Federales de Apoyo bajo el mando del Comisionado Alejandro Eduardo Martínez Aduna y del Jefe del Estado Mayor, el General de Brigada Ardelio Vargas Fosado, así como de la Agencia Estatal de Seguridad, de la Policía Municipal de Texcoco y del Cuerpo de Granaderos.

Denominando “Operación Rescate” a la incursión al poblado y con ello el cateo a las viviendas, sin ninguna orden judicial, de los miembros del Frente de Pueblos y de algunos vecinos de Atenco, deteniendo a más de 100 compas para trasladarlos al penal de Santiaguito.

“Yo estaba en ese momento en un estado traumático. Rompieron los vidrios de las ventanas y dispararon. Cuando sucede eso, mi impulso es cubrirme la cabeza con las manos y quedarme en esa posición en el piso. Estaba en el piso porque ya no me pude mover, el sobrevuelo de los helicópteros era continuo, pero cuando escuche hablar a mi hijo César, el primer impulso que tengo es salir del cuarto de baño y pensaba: ¡ya se lo llevan!, ¡le están pegando! No me importa yo me salgo.

Es lógico que como madre reaccionas así, pero salir implicaba muchas otras cosas y es por eso que tuve que aguantar todo y ahogar mi grito, tuve que ahogar mi llanto para que no abrieran esa puerta, fue muy difícil, fue un momento muy decisivo porque pude abrir la puerta y no la abrí…ellos tampoco lo hicieron” . Fue un 4 de mayo diferente, con algunos cierres de avenidas como Insurgentes y Ermita Iztapalapa; la toma simbólica de las dos televisoras más importantes del país en el Distrito Federal; reuniones en diferentes locales y escuelas y un brigadeo de información en algunas zonas del DF, no tardaron en darse, mientras la situación de los detenidos durante el contexto era de incertidumbre.

Una vez que los compañeros fueron detenidos y muchas compañeras violadas por los policías, fueron trasladados al penal de Santiaguito donde en el trayecto seguían siendo amedrentados, torturados psicológicamente e intimidados, transgrediendo con ello sus garantías individuales.

Adentro, de lo que Michel Foucault ha referido como los espacios del poder, la división entre hombres y mujeres no hizo esperarse, en un rincón las mujeres detenidas comenzaron hablar de la brutalidad con la que las habían detenido, algunas narrando las vejaciones y los golpes recibidos, otras, de las palabras que les decían los policías como “te vamos a matar puta”, y otra más, mostrando rotas sus prendas intimas y su cabeza abierta. En otros, los compañeros mostrando sus rostros ensangrentados y deformados, siendo evidente el estado de shock en el que se encontraban.

Una vez de realizarle la declaración por parte de las autoridades a una de las compañeras extranjeras que se encontraba en el lugar, se le comenzó a preguntar sobre el EZLN, de que si había estado en algún momento en Ciudad Universitaria de la UNAM, que si conocía a América del Valle, hija de Nacho - condenado a más de 97 años de prisión en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano y dejado en libertad “por falta de pruebas en su contra”, así como once presos más- y de observar las marcas que le habían dejado en su cuerpo durante la represión, fue trasladada a las oficinas de migración en la Ciudad de México para su deportación, así como dos compañeras españolas más, una alemana y un compañero chileno, estos últimos cubriendo periodísticamente el recorrido del Comandante Zero por el interior de la república.

Para en poco tiempo llegar a su país y en días hacer de la opinión pública denunciando que muchas mujeres fueron agredidas en sus garantías individuales como libertad para manifestarse pacíficamente; expresar el repudio a lo acontecido a los ejidatarios y a las mujeres que se encontraban en el poblado; mencionar que algunas de ellas fueran violadas física y sexualmente; libertad de asumir y expresar un posicionamiento político diferente a la de los partidos políticos tradicionales; así como libertad de ejercer libremente el trabajo académico e intelectual y que lo sucedido en el San Salvador Atenco era el espejo de muchos movimientos sociales donde la guerra sucia es la sinrazón ante la falta de un diálogo constructivo por parte de los gobiernos con tendencias fascistas disfrazados de democráticos.

En el Centro de la Ciudad de México la primera multitudinaria se llevó a cabo y en ella el discurso del Sub exigía la liberación de todos los presos y el castigo a los responsables intelectuales y materiales de estos acontecimientos, donde días antes, el 5 de mayo, regresaría a San Salvador Atenco en una marcha que saldría de la calle de Zapotecos, en la colonia Obrera de la Ciudad de México, pasando por la Universidad de Chapingo para llegar al final al poblado.

"¿Qué les hace pensar a las televisoras, a las estaciones de radio, a los periódicos, que por muchas veces que repitan esa mentira abajo les vamos a creer, si antes han mentido sobre todos los que somos abajo? Lo único que están haciendo es que crezca el coraje y esto que está aquí es una pequeña muestra, lo que pasó ayer. Y seguirán más. Cuando se presentaron las primeras imágenes de las detenciones, se apreciaba claramente cómo los policías golpeaban a los detenidos que ya estaban reducidos; en la noche ya estaba todo editado, ya nomás aparecían los policías golpeados. ¿Dónde quedaron esas imágenes?, ¿dónde están los desaparecidos? Faltan dos compañeros. Uno es el hijo de Ignacio del Valle, su nombre es César y el otro es Ulises Ríos. Que los presenten. Los familiares de las detenidas nos avisan que están violando a las mujeres. ¿Dónde está su estado de derecho? ¿Qué hacía la policía aquí, en San Salvador Atenco, si el problema fue local, en Texcoco? Lo que hacía es lo que habíamos dicho la vez pasada que llegamos acá, quieren otra vez las tierras y quieren ese aeropuerto. Por eso se montaron encima del PRD, el PAN y el PRI, y ahora quieren montar sobre eso sus debates, sus campañas electorales, disputarse el privilegio de quién se hace pato ante esta injusticia o quién la aplaude y se enorgullece de tener la mano dura.

Tres mil elementos contra 50 personas que estaban en esta plaza. Qué héroes, qué estado de derecho, qué mierda…Cuál es el privilegio, cuál el honor que tiene ese gobierno de matar a un niño. Cuál es el honor de golpear y violar mujeres, cuál es el honor de tener presos a ancianos golpeados. ¿Qué honor tiene ese estado de derecho? ¿Dónde está el estado de derecho a la hora que el gobernador Marín lo compra con dos botellas de coñac, a la hora que la señora Sahagún le compra un pedazo de país a sus hijos, a la hora que toda esa bola de ladrones que están allá arriba roban y son exhibidos en grabaciones y videos? Y nos quieren decir acá abajo que el estado de derecho, que no a la violencia, la violencia la vino a traer aquí el gobierno, no la gente” .

Permitiendo conocer y mirar en los meses siguientes a más movilizaciones en todas las trincheras del país y a nivel internacional, por un lado, y a la víspera de una serie de obstáculos que vivirían los familiares de los detenidos buscando su pronta liberación por ser un problema político, por el otro.

Trascurrían los años y la serie de irregularidades que existían en el proceso se hacían largos y cansados y una parte del FPDT continuaba en su reorganización para dar otra lucha jurídica, en la cual la compañera Trini decide salir a dar la cara después de meses en el anonimato y buscar la libertad de su esposo y la de los demás compañeros detenidos en mayo de 2006 en el penal, ahora del Molino de la Flores, después de estar presos un año en Santiaguito y trasladados a éste, y el de máxima seguridad del Altiplano.

Donde algunos miembros de la sociedad civil deciden sumarse e impulsar una campaña por la libertad de los detenidos en Atenco, entre ellos, artistas, estudiantes, actores, académicos, trabajadores, activistas y demás grupos, para ejercer presión al Estado y a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), así como la importancia fundamental de los plantones como eje de lucha y resistencia después de las detenciones de esos días en algunos penales.

“El plantón en un inicio fue formado por amigos y familiares de los presos, además de personas y organizaciones principalmente de la otra campaña que fueron llegando en forma individual o colectiva para exigir la liberación de las y los detenidos. Los objetivos eran básicos:

1. Estar al pendiente de lo que les ocurriera a los presos. 2. Mantenerse atentos de lo que pudieran necesitar en prisión. 3. Ser una forma de presión como estrategia política para lograr la libertad de los presos.

Para mantener vivo el plantón del Molino de las Flores se realizaban actividades como foros, conciertos, proyección de documentales, talleres con niños que van a visitar a sus familiares, se refuerzan guardias, se da mantenimiento: se ponen lonas, la cocina, se limpia. Algunos colectivos y personas dan pequeñas aportaciones económicas y en especie: arroz, frijoles, pasta, café, material higiénico, etc.

Este espacio nunca estuvo exento de hostigamientos a lo largo de su existencia. En distintos momentos se dieron amenazas de desalojo, acoso a los participantes, patrullajes constantes” .

Siendo la SCJN que el 30 de junio del año 2010 después de no encontrar “pruebas suficientes” para mantener encarcelados injustamente a los 12 presos, 9 en el Molino de las Flores y 3 más en el Altiplano, que deciden dar el fallo a favor de ellos y exigir a las autoridades de cada penal su pronta liberación.

Lo que permitiría a que después de salir el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra se reorganice poco a poco y de un paso adelante para mantener parado el proyecto del aeropuerto y, todo lo que éste implica, y evitar con ello que el gobierno, ahora encabezado por Enrique Peña Nieto, busque la división y la desarticulación de los ejidatarios para concretar el mismo.

Por lo que es importante mirar qué sucede en los próximos, es decir, si avanza o no el proyecto, y conocer en esa línea la estrategia del Estado y la respuesta de los grupos que en esos momentos apoyaron la lucha del pueblo de San Salvador Atenco y de manera específica de La Otra Campaña.

CONCLUSIÓN

Con este trabajo lo que quise mostrar fue una pasaje grosso modo de una de las luchas que ha tenido uno de los varios pueblos que existen en la sociedad mexicana, que antes de que fuera famoso, luchó y lo sigue haciendo no sólo para evitar la conclusión de un mega proyecto como éste sino el significado de lo que implica su conclusión en el aspecto económico, político, social, ecológico, demográfico, geográfico y cultural.

Teniendo como eje el valor de la tierra como factor fundamental de la resistencia, la organización y la lucha de los ejidatarios, que durante el curso de las sociedades históricas, ha sido uno de los tres elementos simples, vinculado a los medios y la fuerza de trabajo, y de mayor valor para todos aquellos que tiene una relación directa con el cuidado de la tierra.

Que ante el desconocimiento de lo que representa de manera personal y colectiva, como es en el pueblo, se diseñan e impulsan planes políticos y empresariales y, por consiguiente, se reforman artículos en ese ámbito para darle legalidad a estos y a los grupos que se encargan de invertir para su ejecución, generando más acumulación de capital sin evaluar lo que representan sus repercusiones en cada uno de los espacios como es el despojo disfrazado de precio, más contaminación, mano de obra barata, pérdida de identidad, de trabajo, historia, valores, sentido de pertenencia a un espacio, códigos, tradiciones, fiestas y los más valioso como es la libertad de seguir viviendo en un territorio donde se ha consolidado la personalidad de cada uno de sus habitantes emanado de la familia transgeneracional.

Donde es a través de estas líneas como menciono sólo algunos elementos muy mínimos de lo importante que ha sido la dignidad del valioso pueblo de San Salvador Atenco.

BIBLIOGRAFÍA

-  Bellinghausen, Hermann, Castillo, Gustavo. “Los medios desprestigian a la gente buen”. Nota publicada en La Jornada en línea, el día 5 de mayo de 2006.

-  Castellanos, Laura. “México Armado 1943-1981”. Editorial. Era. México, 2008.

-  Foucault, Michel. “Vigilar y Castigar. Nacimiento de la prisión”. Editorial. Siglo XXI. México, 2005.

-  Freud, Sigmund: “El malestar en la cultura”. Amorrortu. Editores. Buenos Aires, Argentina, 2003.

-  Lamy, Briggite. “Sociología urbana o Sociología de lo urbano”. Estudios demográficos y urbanos, enero-abril, año/vol. 21. Colegio de México, México, 2006.

-  Marx, Karl. “Manifiesto del Partido Comunista”. Editorial. Progreso. Moscú, 1972.

-  Melucci, Alberto. “Las teorías de los movimientos sociales”. Revista Estudios Políticos, octubre de 1985-marzo de 1986.

-  Palma, Novoa, Valentina. “Carta a mis amigos mexicanos”. La Jornada. México. Enero, 2007.

-  Petrich, Blanche. “En marcha nueva estrategia contra pobladores de Atenco”. Nota publicada en el periódico La Jornada, el día 11 de febrero de 2013.

-  ------------------ “Cortan el agua a Atenco, nuevo frente de batalla por la tierra”. Nota publicada en el periódico La Jornada, el día 14 de febrero de 2013.
-  Sánchez, Miguel, Griselda. “La Línea”. Relato testimonial de la violencia en contra de las mujeres en San Salvador Atenco, México. Editorial. Centro de Estudios Antropológicos Ce-Acatl. México, 2010.

Fuentes documentales:

-  “Romper el cerco”. Canalseisdejulio. México, 2006.

-  “Viva México”. Terra nostra films. México 2009.

Fuentes electrónicas:
-  http://www.atencofpdt.blogspot.mx/
-  www.desinformemonos.com
-  www.enlacezapatista.com
-  www.jornada.unam.mx
-  www.youtube.com

Comentar este artículo