Portada del sitio > Periodismo Cultural > De Pantagruel a la Pocha Nostra

De Pantagruel a la Pocha Nostra

Miércoles 12 de marzo de 2014, por Antonio del Rivero

Enero, 2013

De Pantagruel a la Pocha Nostra

Los pueblos capaces de la victoria fueron los pueblos capaces de un mito multitudinario. El hombre contemporáneo siente la perentoria necesidad de un mito. El escepticismo es infecundo y el hombre no se conforma con la infecundidad. José Carlos Mariátegui [1]

En el libro La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento de Mijail Bajtin en donde se habla de lo carnavalesco en la obra de Francois Rabelais. Lo carnavalesco como una forma de visualizar o más bien ridiculizar, profanar, parodiar, e invertir la “realidad” cotidiana. Bajtin hace alusión al carnaval en la Edad Media, una fiesta que ocurre en un tiempo determinado pero en la que el tiempo desaparece, es un desorden que viene a renovar a la sociedad, se rompe toda restricción, desaparece la identidad y surge una identidad colectiva:

En el carnaval desaparece el orden existente y el pueblo pone en escena la abolición provisional de privilegios, reglas y tabúes. Al menos por un momento, se extingue toda distinción entre dirigentes y ejecutantes, entre actores y espectadores. Todos amanecen iguales y reina una forma especial de contacto libre entre individuos que en la vida cotidiana se encuentran separados por las barreras infranqueables. [2]

Actualmente la idea de lo “carnavalesco”, está presente en la pintura y las artes contemporáneas; algunas obras artísticas se han construido a partir de un discurso “carnavalizado”, es decir se hace alusión a elementos del carnaval pero no necesariamente de manera intencionada por el autor. Un ejemplo de esto es el trabajo del artista performancero Guillermo Gómez-Peña, quien desde finales del siglo pasado hasta la actualidad ha trabajado en torno al interculturalismo, identidad híbrida y memoria social de Estados Unidos y México, especialmente sobre la cultura de la frontera. En 1993 junto con Roberto Sifuentes y Nola Mariano fundó el colectivo artístico La Pocha Nostra que hasta la fecha ha tenido presencia con proyectos de arte experimental conferencias y presentaciones.

Guillermo Gómez-Peña mezcla distintos géneros artísticos como el performance, la instalación, el video, entre otros, para elaborar discursos artísticos multidisciplinarios y complejos con críticas políticas, sociales y culturales. En las obras de Gómez-Peña se desvanece la línea entre la estética y la realidad social, conjunta también el humor chicano, el inglés y el español (lo denominado spanglish). Mediante sus obras, permite al espectador visualizar problemáticas de manera irónica y grotesca, sin dejar de lado la reflexión social.

Una de sus obras es The Great Mojado Invasión, un pseudocumental en el que se proyecta el futuro de las relaciones entre Estados Unidos y México, es una historia alterna a la “oficial” en donde después de una segunda guerra, México vence a Estados Unidos y toma el control sobre él. Esta obra artística ejemplifica claramente el concepto de realismo grotesco del que habla Bajtin en su texto La Cultura Popular en la Edad Media y el Renacimiento, es decir: “[…] el sistema de imágenes de la cultura popular, el principio material y corporal que aparece bajo la forma de la fiesta utópica”. (Bajtin, 1987:23)

La obra de Goméz-Peña es un arte alternativo contemporáneo con crítica social y política que se puede analizar, como ya se mencionó, desde la construcción de una realidad alterna grotesca y el concepto de lo “carnavalizado” como forma de estética de creación.

Leer el texto "La experiencia emigrante del performero. Texto poético-dramático" (fragmento), de Guillermo Gómez Peña. Revista Conjunto, Nº 122 Leer entrevista de Gabriela Salgado a Guillermo Gómez Peña "Actuando en las zonas del silencio". En e-misférica 3.2 http://hemi.nyu.edu/journal/3.2/eng...

Comentar este artículo