Portada del sitio > Periodismo Cultural > Festival 20 años Ska: El inicio de una celebración

Festival 20 años Ska: El inicio de una celebración

Martes 14 de abril de 2015, por REDACCION

Festival 20 años Ska: El inicio de una celebración Durante 12 horas continuas Ciudad Deportiva se vio envuelta en la desenfrenada fiesta amenizada por la música que acompañaron la magna celebración y la buena vibra de los asistentes. El domingo 22 de marzo sirvió como fecha pactada, la puerta 6 de Ciudad Deportiva como punto de reunión y acceso para que miles de fanáticos y entusiastas del género; pudieran disfrutar de dos escenarios donde bandas de Ska, algunas provenientes de diferentes puntos de la república y otras con integrantes de distintas nacionalidades, l provocaron la locura de los espectadores a lo largo del día. Después de un cambio de fecha y el incesante incremento de bandas que se sumaban al festejo e cartel quedo conformado por 24 bandas, donde figuraron: Inspector, El Gran Silencio, Nana Pancha, Los Victorios, La Parranda Magna, Los Korucos, Sekta Core, La Real Skases, La Sonora Skandalera, el regreso a los escenarios de El Parto De La Chole, La Bolonchona y La Trenza De La Abuela entre otras que se distribuyeron en dos escenarios. Desde las 11 de la mañana comenzó el acceso para quienes deseaban ver los primeros actos del día y para quienes querían ganar un buen lugar para la hora de ver a su banda favorita. El calor desde esas tempranas horas se manifestó, por lo cual la venta de refrescos, aguas, nieves y cervezas; no tardo en comenzar. Actos como el de Nota Sonotra, banda de Rock Fusión originaria de Israel y con integrantes latinoamericanos provocaron algunos de los primeros brincos de parte de la audiencia, gracias al gran carisma de su Frontman. La euforia se mantuvo gracias a Kurado con una energía brutal durante su presentación, teniendo como base musical al Ska y mezclándolo con el punk, el punk pop muy a los 90 y el hardcore; fue tan grande el recibimiento y aceptación del público que la banda pudo provocar una estampida apartando a los espectadores del escenario y ordenar una carrera de vuelta. No todo fue música durante el festival, se incluyeron activaciones como: escalado de pared, tirolesa, algunas demostraciones de skate y grafiti; puestos de mercancía oficial de las bandas que se presentaron donde desfilaban discos, playeras, muñecos en inclusive mascaras de luchadores con distintivos de las bandas; destacaron la venta de pañuelos con el logo del evento y que al ponerse sobre el rostro se simulaba la boca de una calavera, estos pañuelos fueron de gran ayuda pues las nubes de tierra fueron una constante durante cada acto del festival. Uno de los grandes aciertos del festival fueron los bajos precios, desde el costo del boleto, la comida dentro del festival y la venta de cerveza, que aunque la mala organización para adquirir estos dos últimos fue bastante mala, el bajo precio lo compensó. En las conferencias de prensa, fue una constante departe de cada una de las bandas el apoyo a este festival y a sus organizadores, otro dato que circuló fue la posibilidad de una gira a nivel nacional con varias de las bandas que se presentaron y que este podría ser “El inicio” como lo señala el cartel de que esta celebración se repita año con año. La solidaridad entre las bandas fue evidente durante las sesiones de preguntas y respuestas, las bandas con mayor trayectoria ven con buenos ojos el futuro de las que no tienen tanta experiencia pero en lugar tienen ganas de seguir adelante y fue evidente durante el empeño que demostraron sobre el escenario. Y aunque no ven el mismo auge como lo fue en los 90, sienten que es una buena época para las bandas de ska. El día comenzó a caer y la noche cubrió ambos escenarios, pero la audiencia incrementaba después de cada acto, shows memorables como el de La Royal Club donde fueron coreadas la mayoría de sus canciones interpretadas. El desenfrenado grito de las fans hacia “El Chino” durante la presentación de Los Victorios y un inolvidable Set List donde desfilaron desde temas nuevos hasta uno que otro tema de su antigua agrupación. El slam fue una constante durante el festival pero con Nana Pancha y Sekta Core llegaron al límite, las tormentas de arena provocadas por el incesante choque de cuerpos no cesaron hasta que ambas bandas bajaron de sus respectivos escenarios. La cúspide de la emoción la provocó Big Javy junto a Inspector, donde se demostró no solo la vigencia de la banda, sino del género en sí. Fans de toda edad, desde niños pequeños, adolescentes y señores con su respectiva pareja acompañaron a Big Javy en cada canción, llegando en ocasiones a cubrir el audio del escenario. La banda quien contó con la colaboración de Tony Hernández del Gran Silenció durante una de sus canciones, no paró el agradecimiento y el apoyo, por último se despidieron de tan memorable público. El Gran Silencio cerró con broche de oro la incesante jornada, comenzaron con un par de covers a Mano Negra y a Rancid respectivamente, para así dar paso a sus propias creaciones donde se mantuvo claro la importancia de la banda en la actualidad, pasaron las canciones y la energía de cada asistente se restauraba al escuchar el inicio de cada hit de la banda. El ska siempre ha sido objeto de críticas debido al público a quien generalmente va dirigido, que la mayoría son violentos por causar el slam en cada tocada y que después terminan en peleas verdaderas, por la mala organización de los eventos, la falta de seguridad o la falta de servicios. En el marco de esta celebración se demostró el respeto que se mantiene entre los escuchas de este género y aunque en algunos aspectos de organización fue algo deficiente, la calidad del sonido en ambos escenarios y los diferentes servicios dentro del festival, fueron pieza primordial para pasar un excelente día de celebración. ¡20 años de Ska y los que vengan! Por: @LimonParlante (Antonio Morales)

Comentar este artículo