Portada del sitio > Artes > Letras > Desgraciado infeliz

Desgraciado infeliz

Martes 29 de abril de 2008, por Andrès Fabiàn Valdès

Desgraciado infeliz

Estoy oculto en el monte, subido a la rama de un árbol y apretando una piedra con mi mano; es por si tengo que defenderme. Desde acá arriba veo al desgraciado infeliz desprendiendo los botones de su vestidito blanco, acariciándole el pelo e intentando recostársele encima. Ella le sonríe con una ternura boba. ¡Así me sonreía a mí! Quisiera gritar su nombre pero no puedo; no es momento para hacer estupideces. La está acariciando en la cara. La besa en la boca. Puso las manos entre sus piernas. ¡La está ensuciando! ¡Es un desgraciado hijo de puta! Le lanzo la piedra. La oigo cortar el aire. Resuena un impacto seco y apenas un grito. No sabe hacia donde huir. Mira hacia todas direcciones; está asustado. No más que yo. El desgraciado infeliz huye como un loco.

Un líquido tibio baja por mis piernas y humedece mis pantalones. Quisiera gritar su nombre pero no puedo. No se levanta del suelo; su cuerpo ni siquiera se mueve. La sangre manchó su vestidito blanco.

http://www.celulasliterarias.blogspot.com/

Ver en línea : Cèlulas Literarias

Comentar este artículo