Portada del sitio > Artes > Letras > LAKÚMA-PUSÁKI: EL GUIÑO DE UN OJO.

LAKÚMA-PUSÁKI: EL GUIÑO DE UN OJO.

Jueves 22 de noviembre de 2007, por Andrès Fabiàn Valdès

LAKÚMA-PUSÁKI: EL GUIÑO DE UN OJO.

Por Miguel Moreno Duhamel.

Lakúma-Pusáki se define a sì misma como una revista virtual de poesía chilena y universal. Esa es su orientación primaria, pero desde su creación en 2002 y en el breve andar del tiempo se ha convertido en un sitio de difusión cultural que incluye otras disciplinas, ya sea literarias o en el arte en general. De esta forma es también un espacio para la música, las artes visuales, los artículos de opinión, el diseño, la escultura, etc, con dos premisas intransables: uno, ser independiente y gratuita; y dos, no aplicar censura alguna a los artículos siendo cada autor de estos responsable de los mismos.

El nombre de la revista Lakúma-Pusáki, es la unión de dos vocablos indígenas yámana -el grupo étnico más austral del mundo hoy casi completamente extinto- cuya traducción libre, casi libertina, es “El fuego en el agua”. Esta es nuestra concepción de la poesía y de nuestra labor con ella; tal como dijimos en la editorial del primer número: “hay fuego en el agua; un quasar, un faro que desde el fin del mundo le guiña un ojo a los cibernautas, a los que escriben, a los que comienzan a escribir. Este fuego limpia la tierra y con la fe de una semilla el agua se cubre de poesía”.

Somos unos convencidos de que el poema es la forma más precisa y profunda de expresar al humano en su palpitante identidad. Una forma de lenguaje que lleva a un fin. Poderosa en su sonido y en su aliento, la palabra crea vida.

Por eso es necesario conocer y entregar a los demás los distintos fundamentos de la creación literaria y artística en voz de sus propios autores. Para este equipo de trabajo las herramientas de manifestar el arte son los artículos informados y las entrevistas a los creadores donde tratamos de lograr en la mayoría de ellas un registro sonoro con la lectura de poemas, ya que ese es el momento donde la cosmovisión del autor se vierte en una obra tal como la ha sentido. La sección “Ecos en la Vitrola” es un banco de poemas en mp3 en constante crecimiento que contiene registros exclusivos a disposición del visitante.

Pero entendemos que la pluralidad del arte hace necesario mostrar otros soportes y las experiencias de quienes están empezando la aventura, por eso este sitio web es también una tribuna abierta a los trabajos de las nuevas voces, de los talleristas y de el público en general.

Una de las características de Lakúma-Pusáki es que, si bien contamos con la colaboración de distintos autores de diversas latitudes, el equipo de trabajo es pequeño y la columna vertebral la mantenemos en una actitud porfiada y utópica frente a las dificultades (sobre todo económicas) Sandra Maldonado y Miguel Moreno, quienes somos los responsables directos de buscar, construir y entregar un número nuevo con cada cambio de estación. Optamos por esta frecuencia de salida ya sea por razones prácticas como también por una razón poética.

Por otro lado el soporte de internet lo consideramos el más adecuado. Comparándolo con una edición en papel, este modelo es más económico y bastante pluralista, así como también posee cobertura mundial. Por supuesto existe la limitante de la conexión a la red, de la posesión del equipo, pero aún así con este medio se puede llegar a una mayor cantidad de personas.

El resto de el equipo está compuesto por los escritores Enrique Pezoa Vega, María Teresa Pérez Domínguez y José Repiso Moyano (España). Eventualmente escriben para la revista el poeta Alfredo Lavergne y el artista y arquitecto brasileño Almandrade.

El hecho de trabajar con mucho de artesanía en un equipo pequeño hace que el diseño de la revista vaya cambiando con el tiempo según las influencias y apreciaciones personales por las que vamos pasando. No utilizamos diseñadores, todo lo hacemos nosotros, de manera que vemos en cada número de Lakúma-Pusáki una obra nueva. Los colores, la diagramación siempre se modifican, aunque sea de manera minúscula, sobre todo para no caer en el molde que al final es sinónimo de aburrimiento. Tratamos de pasarlo bien y divertirnos en este trabajo, lo hacemos por gusto, buscando la sencillez para no cansar al esquivo y voluble visitante de internet. El logo también es simple, es la unión de la iniciales de el nombre de la revista, nada muy elaborado.

Lakúma-Pusáki se ha transformado en un instrumento confiable en el que hacer cultural. Nos hemos dado cuenta de ello por el constante flujo de artistas de distintas vertientes que nos envían sus colaboraciones. Vienen de Canadá, Argentina, Méjico, Centroamérica, España, Brasil, Perú, además de Chile, por supuesto.

El constante aumento de las visitas mensuales y el reconocimiento de el Estado Chileno, al recibir el aporte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, área difusión cultural, 2006, son también una razón de satisfacción.

Aunque la gente que nos lee está principalmente ligada al arte, queremos ser pluralistas y poner al alcance de el público en general información que le pueda servir en labores escolares, crecimiento personal o simplemente goce al observar o escuchar una obra. No creemos en las exclusiones, todas las tendencias tienen cabida en esta web, es cuestión de tiempo para que aquellas que no estén aparezcan en algún artículo.

Seguramente Lakúma-Pusáki irá evolucionando y su formato cambiará. Incluiremos nuevos tipos de registros en el futuro, nos interesa por ejemplo tener también un archivo de videos con los autores o sus obras en movimiento.

Mientras sigamos envueltos en la literatura esta revista virtual seguirá en la red. Esa es una cuestión bastante cerca de lo invariable ya que la literatura, como seguramente ya saben, es un virus para el cual no hay cura, que penetra por la piel y jamás abandona, es una enfermedad de muerte lenta, bienvenida y alucinante.

http://www.poesias.cl/

Comentar este artículo