Portada del sitio > Cultura > Breve e imperfecta reseña de una historia

Breve e imperfecta reseña de una historia

Viernes 21 de diciembre de 2007, por Andrès Fabiàn Valdès

La Tecl@ Eñe

Revista Digital de Cultura y Política

Breve e imperfecta reseña de una historia

La Tecl@ Eñe surgió el año que estuvimos en peligro en la Argentina. El 2001, específicamente los días 19 y 20 de diciembre, el país estuvo al borde de la disolución institucional. A comienzos de ese año, y tras haberme quedado sin trabajo en el ’98, ya que la revista La Maga – en la que trabajaba por entonces - fue saqueada y fundida por un arribista dirigente del fútbol y la política, comencé a soñar con hacer una revista en la cual la literatura, el ensayo político y social, el arte y otras manifestaciones culturales convocaran a pensar el presente sin dejar de reflexionar sobre el pasado y sus procesos históricos. Así fue que, junto a Marcelo Luna, Juan Antonio Borré y Marcela Roberts, La Tecl@ Eñe tomó posesión de su forma y contenido. Desde entonces por la revista – como me sigue gustando llamarla – pasaron destacados intelectuales, artistas y escritores como Horacio González, Vicente Zito Lema, Nicolás Casullo, León Rozitchner, Osvaldo Bayer, León Ferrari, Enrique Carpintero, Adolfo Vásquez Rocca, Juan Carlos Volnovich, Juan José Hernández, Alan Pauls, Daniel Link, Víctor Redondo, Emiliano Bustos y otros de gran relevancia que ahora injustamente olvido. También fue importante para el crecimiento de la publicación el trabajo de colaboradores como Amalia Gieschen, Mery Castillo Amigo, Marcelo Benítez, Claudio Barbará, Rubén Fernández Lisso, Efraín Dávila y Andrés Fabián Valdés. Un reconocimiento especial al Dr. Alfredo Grande que demostrando su invalorable generosidad participó, y lo sigue haciendo hasta el día de hoy, desde el primer número aportando su ya clásica columna – hoy llamada La Columna Grande - de análisis implicado de los acontecimientos socio-culturales del país. La propuesta de la revista fue desde un inicio afrontar el desafío de ofrecer trabajos, textos, testimonios, desde un soporte poco explorado por nosotros, Internet y su red, y que hasta el día de hoy genera ciertas dudas y debates en cuanto a su efectiva capacidad de incidir en el campo del pensamiento y la reflexión. Hoy la motivación es la misma, aunque con algunos años de experimentación sobre el canal de difusión, las nuevas tecnologías, y sin los integrantes con los que inicié este proyecto, hoy realidad.

No sé si tiene mucha importancia, pero en cuanto al nombre hubo muchas dudas, y finalmente la elección se definió por La Tecl@ Eñe en evidente gesto de reafirmación de nuestra soberanía lingüística. También tuvimos que afrontar el poder de los holdings comunicacionales, ya que el nombre original era La Tecl@ Ñ. Pero esto ya es historia.

La crisis económica y los inconvenientes que suponen llevar adelante una publicación sin ningún tipo de publicidad ni subvención, me llevaron a seguir adelante con la revista pero adoptando el formato del blog. No me quejo; sigo más allá de las formas ya que no existen dilemas filosóficos, en este caso, entre la forma, el contenido y la manifestación de esa forma. Siempre dispuesto a dar lugar a todo tipo de expresiones culturales y artísticas, pero enfatizando el deseo de vincular Cultura y Política, La Tecl@ Eñe Revista Digital de aparición bimestral, ya cuenta con 26 números ininterrumpidos de existencia. Y despido el año, y esta breve e imperfecta reseña preparando el número 27 de próxima aparición.

Conrado Yasenza

http://lateclaene.blogspot.com

Comentar este artículo