Portada del sitio > Artes > Escénicas > La Sutileza del Cuerpo

La Sutileza del Cuerpo

Viernes 11 de enero de 2008, por Andrès Fabiàn Valdès

La Sutileza del Cuerpo

¿De qué manera cuidás y disciplinás tu cuerpo?

Antes de ser Maestra y Bailarina de Danzas Árabes, soy Profesora Nacional de Gimnasia e Instructora de Ritmos Caribeños. En la actualidad no ejerzo, pero me encanta hacer ejercicio, además hago yoga. Cuando estoy en mi país (Argentina), mi medio de transporte es la bicicleta, como verás, el ejercicio y el trabajo con el cuerpo forman parte de mi vida, no sólo con el pensamiento de cuidar el cuerpo físico, sino que libera la mente, estimula la liberación de endorfinas, hormonas internas que producen sensaciones de bienestar y muchísimos beneficios más.

Otra parte fundamental del cuidado de los cuerpos, físico, mental y espiritual es la comida, me encanta la comida sana, no como carne y me encantan los dulces. Todo en forma equilibrada, no hay que prohibirse nada ni tampoco dar vía libre.

¿Qué es lo que la danza no te permite hacer?

Practicar la danza en general y tenerla como trabajo te permite hacer todo lo que desees. No hay ninguna prohibición, al contrario, brinda muchos beneficios, a nivel mental y corporal. Conectarse con la música y la danza ayuda a las personas a estar alegres a desconectarse de los problemas cotidianos, de la rutina, a estar conformes con su cuerpo. Pero a mí me permite hacer todo lo que deseo.

Según tu experiencia, ¿cuál es la manera más indicada de pensar cuando se busca estar conforme con el cuerpo?

Primero saber que uno viene con un cuerpo de determinadas características para aprender de él, hay contexturas que no pueden modificarse, no hay que obsesionarse por cambiar nuestro cuerpo, pero tampoco abandonarse. Como te decía antes, buscar cada día el equilibrio en todos los aspectos de nuestra vida.

¿Te cansás después de un show, o te sentís más enérgica?

Antes de un show uno ensaya bastante, a veces estás meses, días, horas ensayando para luego bailar unos 40 o 50 minutos. Después de eso yo me quedo con muchas más ganas de seguir bailando. Me gusta cuando bailo en restaurantes o eventos con música en vivo porque luego de hacer el show me quedo bailando y ahí sí quedo satisfecha.

¿Sos de improvisar en tus shows?

En mis shows trabajo la improvisación y la coreografía. Improvisar no significa llegar al lugar y bailar, eso sería irresponsable más que improvisado. Se ensaya de la misma forma que en las coreografías, pero con pautas, por ejemplo, musicales. Uso la parte orquestada para moverme en el espacio, la parte cantada para hacer movimientos lentos, etc.

Es importante y enriquecedor trabajar con las dos herramientas. Con las coreografías se maneja la coordinación (entre otras cosas), con la improvisación ayudás a tener un oído musical más sutil y te ayuda a salvarte de situaciones donde por ejemplo, saliste a bailar y pusieron una música diferente a la planeada. El carisma y los gestos faciales sirven también para salvar la situación, y con ello, seguramente la gente ni se entera que estás bailando una música que no conocías.

Además con la improvisación surgen los sentimientos de cada persona que baila, y con la coreografía esta uno bailando el sentimiento de la coreógrafa y no el propio.

¿Tomás la danza como un trabajo, como una tarea artística y creativa, o la tomás como un encuentro con lo sagrado?

Yo te diría que las 3 cosas juntas. Principalmente trabajar de lo que a uno le gusta es lo que te hace sentir bien, y es un trabajo. Si estoy bailando para mí sola, por ejemplo, pongo una música que me gusta y la bailo sin público, ahí seguramente esté conectándome con algo sagrado y espiritual. Y es una tarea artística y creativa por naturaleza, uno tiene que estar constantemente creando cosas, para los show, nuevas ideas, nuevas coreografías, para los seminarios, para las clases, todo el tiempo uno está creando.

Crear nos hace ser responsables con lo que creamos, nos hace madurar y evolucionar, ¿crees que si existe algo importante en lo que hacés, eso importante es crear?

El crear nos hace diferenciarnos, nos hace sentirnos seguros de uno mismo. En este ámbito (como en casi todos), a las personas les resulta más fácil copiar, no trabajan su mente en idear las clases, las coreografías, vestuarios, etc. Como les digo a mis alumnas “cada maestrito con su librito”. Si los seres humanos somos diferentes, ¿por qué querer ser clones?

¿Cuál es el cambio más importante que has visto en vos luego de cientos de ensayos?

Yo he visto cambios míos, pero a lo largo de los años, de la experiencia, del crecimiento personal. La danza siempre estuvo en mi vida para ayudarme, cuando pasé momentos feos, la danza me ayudo a salir de esos momentos, también hubo cambios físicos. Creo que tiene que ver con la etapa que uno esté pasando en su vida, cuando es niño, adolescente, cuando es un adulto, uno cambia y por ende, la danza si te acompaño en todos esos momentos también cambia. No hubo un cambio muy “trascendental” sino que fue de a poco, a medida que uno crecía en el medio de la danza, como maestra y como bailarina.

¿Cuando danzás, pensás que el cuerpo es una virtuosa herramienta o pensás que es un templo?

Cuando danzo me conecto con lo que estoy bailando, con la música, con el público. Siempre dependiendo de la situación, si es en un teatro donde la gente está lejos y con las luces no los ves, si es para un evento particular donde bailás para una pareja que se está casando, si es en un restaurante o bar donde la gente está comiendo, son muchas las situaciones y uno cambia también su pensamiento y su enfoque. La verdad nunca pienso en mi cuerpo cuando bailo, sino mi idea es que la gente vea más allá del cuerpo que la gente sienta y recree su vista y sus pensamientos. Siempre me gustó que las personas me hicieran diferentes comentarios sobre lo que bailo.

¿Crees que para el público que te ve, es fácil conectarse con la idea que vos querés manifestar?

Depende que tipo de público sea, a veces la gente sólo va a comer y de paso ve un show. Pero si van a verte a un teatro seguramente se conecten, o estén con la mente más abierta a volar. No todas las personas van a sentir las mismas cosas, puede que se imaginen algo diferente de lo que quise transmitir y es valido también.

¿Cómo es la experiencia trascendental que descubrís cuando danzás?

Mi sentimiento o experiencia es muy simple, felicidad. Cuando danzo me siento muy bien, lo disfruto, no existen los nervios típicos por salir a escena. Ver que la gente lo disfruta también alimenta a ese sentimiento. Mi trabajo es entretener a la gente, es algo divertido, tanto en una clase, como bailando, pero no me quedo sólo con el entretener, me gusta transmitir algo, que las personas que se acerquen a mí, se queden con un pensamiento, una idea, un sentimiento. Cuando hago espectáculos en los que contamos alguna historia o que cada danza es bailada con algún sentimiento específico, por ejemplo, una danza triste porque mi enamorado se fue con otra o una danza jocosa de las mujeres egipcias de los años 50 bailando una Melaya (especie de velo que usaban las mujeres para salir a la calle), eso hace que las personas se queden pensando o imaginando sobre lo que interpreté.

También me emociona ver a mis alumnas en crecimiento.

Enseñar un arte te lleva a ver ese arte de otra manera. ¿Cuánto has aprendido de la danza como virtud desde que sos profesora de danza?

Me encanta lo que hago, lo vivo cada día, lo disfruto y es muy necesario para mí, te diría que primordial. Hay personas que nacieron y vinieron para conectarse con el arte, es una virtud, pero para quien le guste. La verdad no he meditado mucho acerca de la danza como virtud. La danza es algo que uno elige.

¿Como bailarina, que tan delicada sentís que sos?

La verdad te diría que me dedico el 90% del día. Todo para mi gira en torno a la danza. A veces si uno vive en pareja es un problema pero bueno…. Yo amo lo que hago y es algo que forma parte de mi vida. No es que trabajo en una oficina, cumplo mi horario y listo me desenchufo del trabajo, yo estoy todo el tiempo conectada, ya sea dando clases, bailando, ensayando, leyendo libros, mirando videos, escuchando música, de vacaciones, me gusta diseñar y a veces coser algunos trajes, todo el tiempo. Se que todo tiene que tener un equilibrio, y cuando tengo que relajarme lo hago, no soy adicta.

¿Hay algo que nos quieras contar sobre La Sutileza del Cuerpo, respecto a tu danza?

Más que de la sutileza del cuerpo, me gustaría hablar de la sutileza de la danza: La danza está relacionada con el hombre desde el comienzo de la vida, antes de la palabra existía la comunicación a través de movimientos corporales, luego se fue desarrollando y transformando en la danza que conocemos hoy día. Hay diferentes estilos de danza y a veces muy sutiles son los cambios entre uno y otro, pero es importante conocerlos e incorporarlos a su cuerpo para saber lo que uno baila, siendo profesional o alumno. Practicar este estilo de danza es recomendable para todo el mundo, no hay edad ni cuerpos específicos para practicarla. Así que a animarse.

¿Qué es lo más significativo que nos comunica tu estilo de danza?

Eso creo que debería decírtelo la gente que me conoce. Lo que yo te puedo llegar a decir que comunica, es el sentimiento, el disfrute. No me caracterizo por trabajar un estilo específico dentro de la danza árabe, me gusta enseñar y bailarlos todos (folklórico, Raks Sharki, tribal, etc.). Como profesional uno tiene que saber acerca de todos los estilos.

http://www.georginad.com.ar/cveng.html

Comentar este artículo