Portada del sitio > Artes > Plásticas > Ada García "Alguien mágico"

Ada García "Alguien mágico"

Jueves 14 de febrero de 2008, por Andrès Fabiàn Valdès

Alguien mágico

... mis comienzos fueron como diseñadora gráfica que era lo que había estudiado en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia, en la ilustración, hace ya más de 20 años, topé casi por casualidad. El contacto con editoriales, primero de aquí, de mi ciudad, me hizo interesarme por ello, me parecía de privilegiados lo de poder narrar una historia con imágenes…, pero probé y ¡resultó! Siempre se me había dado bien el dibujo, ya sabéis –“¡es que tiene unas manos…!”- pero al parecer también tenían “gracia”. Al principio lo fui combinando con trabajos de publicidad de una forma más esporádica. Con los años lo tuve que compaginar también con los hijos y por suerte me vi obligada a llevar otro ritmo menos trepidante que el que te exige la publicidad. Me embarqué como ilustradora y me salió bien, desde entonces ya sólo me dedico a la ilustración infantil y juvenil.

Trabajo con muchas editoriales, todas del territorio español, Santillana, Anaya, VicensVives, Everest, Bromera… etc. Ahora ya puedo decir que “soy una privilegiada” aún con todas las rutinas que a veces conlleva cualquier trabajo.

... mis ilustraciones se caracterizan por su variedad de “registros” y colorido. Utilizo tanto materiales plásticos, acuarelas, ceras, tinta, etc… como ordenador. En mi opinión, el libro de texto se presta más a lo segundo, por las posibilidades de rectificación de las que dispones a la hora de trabajar en algo más preciso como son las ilustraciones de este tipo de libro.

... para los cuentos (o narrativa) también en ocasiones utilizo el ordenador con todas sus posibilidades, sigo opinando que la combinación de materiales, sus texturas sobre el soporte “tangible” dan un resultado mucho más gratificante, el contacto de los cuerpos es más cálido y da a entender otros ritmos más sensoriales que se van perdiendo con la aceleración en la que vivimos (uff!...).

... pienso que para entender todo el sentido de tu trabajo, ya que es bastante solitario, hay que entrar en contacto con el otro extremo de la cadena, que en este caso son los niños. En alguna ocasión me han invitado a charlas en algunos colegios de primaria y os aseguro que es toda una experiencia. Me daba vergüenza, pensaba que no sabría que decir, lo mío es el dibujo… pero casi no necesité decir nada, para ellos representaba a alguien mágico, estaban emocionados –¿ todo esto les hago sentir sin que yo lo sepa?-. Es muy emocionante...

Ada García

Comentar este artículo