Portada del sitio > Artes > Letras > Poesía Chilango Andaluz > Selección de Poesía Chilango Andaluz 1a Parte

Selección de Poesía Chilango Andaluz 1a Parte

Jueves 6 de marzo de 2008, por kobra

Borja de Diego (Sevilla)

MUJER ACURRUCADA

Cómo recorta el horizonte

tu silueta a contraluz,

con qué delicia

se dibuja tu contorno.

Hay tanto de rebelión

en tu respiración inmortal,

la templanza de tu espalda.

Abres tantas preguntas:

si no habré muerto ya

y el cielo es esta cama

que honras,

si morir de verdad

no será

puro trámite.

AÚN CREO EN LAS CIUDADES

Aún creo en las ciudades.

Su vocación de mapas perfectos.

La intención de su trazado.

Corro con ganas por las calles

porque quiero alimentar

mi colección de soles.

Me busco en los bares.

Aprendo de los niños

cuando juegan

a reinventar su muerte.

Aún creo en la tarde que se muere

entre paredes de algún recreo,

creo en las faldas y las ciudades.

Porque cuando anochece

las puebla gente anónima

que canta a tanta vida.

Porque cada esquina esconde

la posibilidad de encontrarte.

Diego Vaya (Sevilla)

No busques más. La calle está desierta,

vacíos los cajones y el espejo

es una herida abierta de río que se raja

para arrojar a un pueblo. Estás a ciegas: tientas tanta lágrima,

tanta desdicha dicha en el silencio, tanto

tanto y tanto de nada

que lo cierto es un ciervo que huye y lleva

algo de ti, un temblor que no conoces.

La calle está desierta. Te despierta

tantas noches un grillo, un grifo, un grito

que no se cierra y sale como sangre,

no lo distingues bien. En el cajón

descansa tu cansancio. ¿Te das cuenta?

¿te das cuenta de todo cuanto pierdes,

del tiempo puesto a plazo fijo, que

sería más fácil dormir?

Alguien o algo tiene que haber,

alguien o algo, ¿verdad? ¿Quién no te dice

que huyó con tu certeza? Si vieses... Pero solo sabes

de ti por un reflejo,

por esta clara caridad de azogue.

¿Y todo cuanto tocas con la voz?

¿Y todo cuanto envuelves con la piel?

¿Y todo cuanto extrañan tus entrañas y tu alma tiritándote de nada?

(Inédito)

Isaac Páez (Sevilla)

I El dolor ascendió en mí como una bandera muerta, como el pan sin destino que requiere unos labios. El fuego es tan sólo tu agua contenida: un reloj de arena horizontal desnudo contra el tiempo.

IV Y tu cuerpo que nace inmortal desde las rocas ha mirado la savia enloquecida de los álamos. Ahora el viento convoca sus testigos, la herencia disipada de los ríos: tanto dolor indeciso carente ya de amor y de memoria.

VII Nada muere ni nada sobrevive, todo tiene un existir eterno y falso.

VIII El amor es impar y tiene dos espaldas. Aquí no sirve la púrpura aritmética.

José Antonio Padilla (Málaga)

INSTANTE

Los latidos del mediodía se acumulan sobre la memoria de la bañista. El presente de sus párpados es el destino de un pasado hacia el fondo de sí misma.

No hay reposo en las playas del atardecer.

INSOMNIO

Qué hago aquí,

en esta intimidad de brújula,

al este

de un barrio sin futuro.

Qué hago aquí,

imaginándote

sílaba a sílaba,

deletreándote

hueco a hueco.

Debajo de mi insomnio

parece que hace guardia un coche fúnebre.

Manuel González Mairena (Huelva)

cuántos hombres miran así el mar

nada importan sus decilitros

o el número de sus especies

es el margen sin abismo

por mucho que nos hablen de kilómetros

nada retendrá las ansias de cruzarlo a nado

al modo de las orcas

trazar la línea entre dos puntos equidistantes

en la cartografía del infinito

y unir el mar que veo

con el mismo que ves tú

Ver en línea : Asociación de Artistas Chilango Andaluz

Comentar este artículo