Portada del sitio > Artes > Escénicas > El Dramaturgista

El Dramaturgista

Viernes 7 de marzo de 2008, por Coro de Babel

Por: Fernando Zabala

La tarea del dramaturgista es ambigua, este rol es muy utilizado en los países Europeos y no tanto en los de América Latina. Este se encarga de elegir las obras y programar en función de la actualidad, o de una utilidad cualquiera.

Busca e investiga la documentación acerca y en torno de la obra, adapta o modifica el texto (Montaje, Collage, Superposiciones, repeticiones de pasajes, etc.) Extrae las articulaciones del sentido de la obra, ubicándola en un contexto de interpretación en un conjunto integral, como así también interviene en el curso de los ensayos, como un observador crítico, cuya mirada es más fresca que la del director, de este modo, el dramaturgista es el primer crítico interno de la obra en proceso de elaboración.

La actividad del dramaturgista se concreta en la realización escénica, por ello forman un equipo conjuntamente con el director y los actores, siempre estará entre los actores y el director.

El primer Dramaturg fue Lessing: su Dramaturgia de Hamburgo (1767), compilación de críticas y reflexiones teóricas, una tradición alemana de actividad teórica y práctica que precede y determina la puesta en escena de una obra. El alemán distingue, a diferencia del francés y del español, el Dramatiker, el que escribe obras, del Dramaturg, que prepara su interpretación y su realización escénicas.

El dramaturgista es casi como un director de escena, que va estructurando un espectáculo, a tal forma que el director solamente se puede ocupar de la dirección de actores. Muy distinto al dramaturgo, que es un compositor del drama, por ello que deviene del Griego la palabra dramaturgo en yo compongo un drama, pero el dramaturgista no deja de ser solo un ordenador si se quiere llamarlo de esta forma, si no que termina por componer el trabajo del dramaturgo, es decir, vendría a ser como el segundo del dramaturgo y no por ello menos importante claro.

La labor del teatro en algunos países de Europa, y en una minoría de América Latina, es imprescindible, ya que su función es la de un consejero, pero no literario como algunos se empeñan en afirmar, si no en la misma teatralidad, o del teatro escrito, ya que la literatura es una disciplina muy variada y generaliza mucho cuando se la utiliza. En definitiva, el dramaturgista es un historiador, un dramaturgista trabaja dentro del teatro como parte de su estructura artística.

Comentar este artículo