Portada del sitio > Política > Familiares de jóvenes muertos en Ecuador exigen un pronunciamiento a (...)

Familiares de jóvenes muertos en Ecuador exigen un pronunciamiento a Calderón

Sábado 22 de marzo de 2008, por Luzbel

Familiares de los cuatro mexicanos fallecidos en Ecuador durante un bombardeo a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) demandaron ayer a Felipe Calderón que se pronuncie sobre la muerte de estos jóvenes, “ya sea en favor o en contra, pero que declare públicamente su posición sobre este crimen cometido por la administración de Álvaro Uribe”.

Indignados, criticaron que la mayoría de los medios de comunicación de México han tratado de criminalizar a los estudiantes y de hacerlos pasar como guerrilleros o violentos, cuando en realidad se trataba de alumnos de excelencia.

Recién llegados de Quito con las urnas que contienen las cenizas de los connacionales, Marcelo y Jorge Franco, Álvaro González, Rita del Castillo, Javier Velázquez y Ana María Ramírez, familiares de Fernando Franco, Juan González y Verónica Natalia Velázquez, dieron ayer una conferencia de prensa en la que consideraron que el gobierno mexicano no ha querido pronunciarse sobre el tema porque no quiere comprometerse.

El argumento que ha utilizado para no fijar su postura es que carece de información oficial y que no tiene pruebas de lo que sucedió en el campamento atacado por el ejército colombiano, explicaron.

Para que las autoridades mexicanas dejen de lado tal posición, informaron que el pasado 13 de marzo enviaron a Felipe Calderón una carta en la que le exigen que condene el asesinato de los universitarios, quienes fueron víctimas inocentes.

En la misiva señalan que la obligación del Estado mexicano es respetar y hacer respetar el derecho a la vida, como especifica la Constitución, no importa dónde se encuentren sus ciudadanos.

Los familiares de los universitarios llegaron alrededor de las 13:30 horas al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en el vuelo 072 de Avianca, procedente de Bogotá, Colombia. Parientes y amigos de los estudiantes los esperaban en una de las salidas internacionales.

Ataviados de blanco, portaban palomas de cartón con listones que llevaban los nombres de cada uno de los jóvenes que murieron en la región de Sucumbíos. Junto a ellos estaba el director de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Ambrosio Velasco, quien acudió para manifestar el respaldo de la institución.

Además de ellos, decenas de camarógrafos, fotógrafos y reporteros aguardaron la llegada de los familiares, quienes tras ser detenidos de manera inexplicable por autoridades de sanidad, asomaron por la sala internacional. De inmediato buscaron acercarse a los representantes de los medios de comunicación, pero la desorganización derivó en un forcejeo entre reporteros, los elementos de seguridad y los recién llegados.

Entre los empujones, un camarógrafo de TvCable recibió un golpe en la frente que le provocó un ligero sangrado. Molestos, los jóvenes que también esperaban empezaron a gritar: ¡fuera prensa!, ¡fuera prensa! La promesa de que más tarde se realizaría una conferencia hizo que los ánimos se calmaran.

En dicha conferencia, los familiares de los cuatro connacionales manifestaron tristeza no sólo por el fallecimiento de sus hijos y hermanos, sino también porque ningún legislador o personaje de la vida pública ha querido referirse a un tema tan espinoso como el asesinato de los universitarios a manos de tropas colombianas.

Resaltaron que sólo eran estudiantes que acudieron a un congreso y realizaban una investigación; reiteraron que tenían pocas horas de haber llegado al campamento de la FARC y que una prueba de que no militaban en el grupo guerrillero es que sus cadáveres fueron encontrados con vestimenta de civil. En este contexto, se presentó una fotografía de Lucía Morett al momento de ser encontrada por los militares ecuatorianos. En la placa luce pants y una camiseta azul.

Marcelo Franco, padre de Fernando, criticó agriamente a quienes han tratado de criminalizar a los universitarios; en especial se refirió a Jorge Castañeda, quien puntualizó que los jóvenes sabían a dónde iban y con quiénes iban y, por tanto, se debía aceptar las consecuencias de su presencia en el campamento.

Dijo que cuando “este seudo intelectual se retrataba con los altos jefes de la izquierda y de la guerrilla, no era un guerrillero o un terrorista. Pero ahora, como es un servil, critica a nuestros hijos”, puntualizó. Advirtió que no quedará impune el crimen cometido contra los universitarios, y como si el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, estuviera presente, agregó: te las vas a ver con todo el pueblo de México, porque lo que hiciste fue un crimen. No te vamos a perdonar. La lucha apenas empieza.

Al Ejecutivo mexicano le dijo que es cómplice por no pronunciarse contra la muerte de los estudiantes, y resaltó que su actuación será juzgada por la historia.

En la rueda de prensa donde destacaron las urnas con las cenizas de los universitarios, se dio a conocer que este viernes llegarán los familiares de Soren Ulises Ávila, y la próxima semana se realizarán movilizaciones en la UNAM y frente a la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Fuentes:

- La Jornada.

-  Telesur

Comentar este artículo