Portada del sitio > Artes > Escénicas > Roberto Arlt. Cuándo Volverá…

Roberto Arlt. Cuándo Volverá…

Sábado 19 de abril de 2008, por Coro de Babel

¿Qué mirada tendría hoy Roberto Arlt de la realidad socio-económica y cultural en tiempos de decadencia política? El gran observador de la realidad podría hasta escribir sus textos más célebres con tan solo revisar los últimos veinte años de crisis en Argentina.

Pero a Roberto Arlt se lo extraña, aquellas obras de teatro que se prolongaban en la esfera del expresionismo, la invención como juego que se plantaba en los confines del hombre y la farsa que lo iluminaban en obras como “Saverio el Cruel”.

Roberto Arlt es fundador del Teatro Independiente en Argentina, es también un icono hasta nuestros días en el Teatro del Pueblo de Buenos Aires. El 17 de Junio de 1932 estrenaba en el Teatro de Leonidas Barletta (el hombre que tocaba la campana para que concurriera el espectador) su obra 300 Millones.

Para nosotros, los autores, y a título personal debo decir que Roberto Arlt no era un gran novelista como se lo piensa si no que era un gran dramaturgo. Hoy en la actualidad podría haber escrito infinidad de textos de la barbarie de los 90 en Argentina. Y yendo hacia el 2008 no tardaría en dar una mirada ácida sobre la batalla campal del gobierno frente a las zonas rurales desprotegidas que deben luchar contra el poder.

Roberto Arlt se caracterizaba como un gran anarquista, quizá fue su anarquismo que lo volvió un hombre libre para decir lo que pensaba en tiempos difíciles. El mismo Arlt siempre tuvo simpatía por los anarquistas, lo que le costaría las críticas por parte de los comunistas.

Volviendo a 300 millones, se podría decir , que en ese texto hablaba de la imaginación como una posibilidad de supervivencia, sublimizando las frustraciones de una existencia mediocre. Los fantasmas de Arlt vivieron en su alrededor hasta convocarlo para que escriba sobre ellos.

Su teatro nos regresa a esos mundos creados únicamente por un hombre que le ponía fuego en la boca y mierda en el alma a sus personajes muchas veces marginados, solitarios, frustrados y equívocos. Me hubiese gustado ver el Apocalipsis según Arlt, aunque en sus obras halla destellos de todo un infierno que flotaba sobre sus ojos y que no era solamente la realidad.

Fernando Zabala

Comentar este artículo