Portada del sitio > Artes > Escénicas > El sociodrama del teatro campesino

El sociodrama del teatro campesino

Lunes 2 de junio de 2008, por Coro de Babel

El teatro campesino forma parte de una acción, de todo un relato o una historia repleta de reflexiones, utilizando este teatro para plantearse problemas o situaciones complejas, como las que ocurren en la Argentina, en donde se le quiere retener parte del salario a los obreros del campo.

La práctica simulada, como juego, como actividad lúdica si se quiere, es la más sencilla, utilizada muchas veces como una materia didáctica, en donde un grupo dramatiza una escena desde ese ámbito, debido a que esta práctica simulada, muy utilizada por campesinos en América Latina, resulta ser el mejor muestrario de los conflictos o crisis que atraviesan.

Los sociodramas, o dramas sociales, que se podrían llevar a las escuelas de Argentina, para entender una situación que no es tan solamente política, si no que por debajo de esa capa de ideologías truncas, se halla lo social del problema. Digo, que sería bueno que en las escuelas se trate el socio drama, para vincularlo con la realidad dominante en un país individualista como es Argentina.

El teatro que trata temas de salud, de trabajo, es una buena forma de reunir a las masas populares, llevar el teatro a la gente, a un espectador común y no a un intelectual enredado en ideas de humo. También se podrían utilizar títeres con adultos, reflejando situaciones por las que la sociedad no puede resolver solamente con políticas fisuradas.

Por ejemplo un drama social que refleje el sarampión, escenificando la enfermedad desde como se contrae a como se dilata. Lo mismo ocurre cuando se representa un drama social en donde la enfermedad quizá no tenga cura por tratarse de hemisferios políticos que afectan a la indigencia que no es soportada por intelectuales que solo miran su ombligo.

Creo que en el teatro campesino, se pueden ver los factores sociales, las necesidades, las posibles soluciones también, aunque sean austeras y lejanas para toda una comunidad que solo piensa en comer de su propia huerta.

De esta forma el dramasocial tiene un rol fundamental en aquellas comunidades castigadas por el estado que desea retener los escasos ingresos que estos tienen, de allí que van camino hacia un abismo de nunca acabar.

Con el teatro campesino se busca el arraigo y la sostenibilidad rural, ya que el campo no se sostiene por si solo como muchos piensan, también depende de políticas de estado que lo beneficien y no que lo perjudiquen, de políticas que lo impulsen al desarrollo y no hacia la miseria.

En Argentina se excluye no solo a veces a las familias de las periferias de las grandes ciudades, si no que se excluye al ciudadano que vive en el campo, quizá por ignorancia seguramente, porque no conocen los problemas que diariamente se enfrentan en sus chacras. Mientras que algunos funcionarios, los tratan de oligarcas, los mismos que acomodan a sus hijos en entidades estatales, ganando sueldos muy engordados por cierto.

El sociodrama es imprescindible en la educación, en la sociedad, y en todo un país que mira con incertidumbre su futuro que se abre como una boca grande que lo traga todo, entre tanta pobreza aparecen las familias que son la esperanza y la matriz de una sociedad que le cuesta instalar el teatro social.

Por Fernando Zabala

1 Mensaje

Comentar este artículo