Portada del sitio > Política > Pájaros en el alambre: espionaje en México, la mascarada de la “inteligencia (...)

Pájaros en el alambre: espionaje en México, la mascarada de la “inteligencia política”

Miércoles 4 de junio de 2008, por Hijos del Vitriolo

El pasado 22 martes 27 de mayo en el programa El Rotativo del Canal 22, con Jacaranda Correa, se transmitió un curioso documento en video, que no se conocía públicamente, sobre las actividades de la policía política en México en sus tiempos recientes. Ahora que se duda tanto de la capacidad de los organismos de inteligencia del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), antecedente de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) a cargo del pintoresco Miguel Nazar Haro, famoso por asesinatos políticos, estrategias de desapariciones forzadas, tortura y otras chuladas de la represión.

En estos videos podemos ver con ganas de reírse de los agentes secretos encubiertos disfrazándose para una misión, además del discurso empleado por estas instituciones para reclutar elementos.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Ficha wikipedia:

El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), es la agencia de inteligencia de México, dependiente de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) del Poder Ejecutivo federal.

Formalmente el CISEN tiene la función de articular la inteligencia nacional, siendo comparable a la actual CIA o a la extinta KGB soviética, guardando las debidas proporciones. Aunque su principal función es el espionaje y el análisis de información estratégica, en el pasado fue conocida por operaciones de represión política características de organismos similares a nivel internacional.

La institución, reorganizada durante la administración de Vicente Fox Quesada para someter su actuación a la mirada ciudadana, bajo la Ley de Acceso a la Información Pública o "Ley de Transparencia", deriva de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS), poderosas agencias de policía política o policía secreta durante la era del presidencialismo mexicano.

Comentar este artículo