Portada del sitio > Artes > Visuales > Arte urbano > Expresión gráfica urbana en las calles de la ciudad de Oaxaca. Estrategia (...)

Expresión gráfica urbana en las calles de la ciudad de Oaxaca. Estrategia comunicativa para una participación política alterna.

Jueves 2 de octubre de 2008, por Francisco L. R.

.Notas a la investigación desarrollada en el Programa de Maestría en Antropología Social impartido en CIESAS Pacífico-Sur; Oaxaca de Juárez, 2008.

Parte I

La experiencia estética es ante todo una experiencia desfijada y por eso su lugar puede ser todo lugar, como la forma su umbral y el instante su tiempo. En cambio, la experiencia estética entendida como "Arte" en su sentido de "alta cultura" no es sino mercadotecnia, y la galería hace de la experiencia estética lo que el concepto provoca a la realidad al mostrarla como algo concluso. Bajo este sentido el "Arte" es siempre una fragmentación de la expresión estética, a la manera como toda opinión nuestra sobre otra persona o grupo de personas será apenas una reacción aislada ante la alteridad, pues la expresión estética como las personas son inaprensibles en su totalidad para todo aquel que les observa. "Arte" es por lo tanto el nombre común dado a una posición pragmática que se adopta ante la expresión estética, como postura hegemónica que le introduce a la estabilidad determinista del mundo que se nos presenta como "El Mundo".

Pero Foucault ha señalado que la organización del campo de enunciados en el que aparecen y circulan los conceptos comporta formas de sucesión o de coexistencia que marcan los cambios en su utilización, o de su recurrencia (1999:92-93), y la discusión sobre lo que se acepta o no como arte ha presentado variaciones en su formulación de un concepto, de modo que es bueno situar el estado de las cosas en nuestro tiempo. En este sentido, luego de un primer momento de estudio y comprensión teórica, en mi investigación he optado por hablar mejor del sentido estético en la experiencia de la vida cotidiana común y de las condiciones que determinan tal experiencia, sean o no afines a cualquier concepto de arte. Adapto para ello el planteamiento que Valentín Voloshinov (M. M. Bajtin) hiciera en el campo de la literatura al emprender su poética sociológica (Bajtin, 1997:112-113), entendiendo además según su teoría sobre el acto ético que en la dinámica cotidiana lo estético, lo jurídico y lo cognoscitivo constituyen integralmente nuestras vivencias; es decir, que estos tres aspectos están presentes constantemente como dimensiones de la experiencia cultural. Pero además, Bajtin me ha parecido puntual al señalar que la experiencia concreta ocurre en manera tal que lo que es extrínseco a los sujetos (y que en investigación social se ha tenido generalmente como lo objetivo) y lo intrínseco (que generalmente se ha tomado como lo subjetivo), no se dan en forma separada sino que son elementos de un único evento (Bajtin 1997) . En esta reflexión he encontrado el punto de partida para señalar la trascendencia de lo estético en la experiencia de la vida cotidiana común, para el análisis social y político de los procesos vividos en Oaxaca luego de 2006 a la fecha.

Estos argumentos me han sido útiles para establecer que en la formulación de mi tema al hablar de estética cotidiana, no tomo únicamente aquella asociada al campo de lo aceptado como Arte, ni tampoco aíslo lo subjetivo de su vivencia tomándolo como totalidad del evento estético. Puesto que ahora los teóricos conciben mucho más ampliamente el estudio de lo estético ocupándose de todo su sentido sociocultural, como Bajtin había señalado: abordo mi estudio de la experiencia estética ligada siempre a situaciones extra-estéticas, y antropológicamente entiendo que la estética cotidiana se observa como producto de la alteridad, en todo su sentido socio-político.

Pero esta salida al problema conceptual del arte no resuelve la compleja realidad de la experiencia estética. Otorga apenas una mirada que da cuenta de la coexistencia de posiciones antagónicas en el medio estratificado al que pensamos como sociedad. La separación entre lo estético que es visto como arte y lo estético que se deja fuera, se mantiene transversalmente aún en estudios abordados desde el nuevo paradigma del arte y de lo estético. Importa sin embargo saber que si bien se acepta que la estética es parte de la vida humana desde sus inicios (Beals, 1978), históricamente sólo a partir de la transición a la Modernidad aparece el concepto de arte hoy hegemónico para referir lo estético (Ovando, 2005:4). La confrontación de puntos de vista disímiles sobre lo que se acepta o no como arte aparece entonces sólo posteriormente a ese momento, pero esta disputa se actualiza como flujo ideológico en las relaciones de poder; una perspectiva que se ve presente en el argumento de Katya Mandoki (2006) cuando propone que:

[…] habrá de entenderse a la estética como el estudio de la condición de estesis. [entendiendo] por estesis a la sensibilidad o condición de abertura, permeabilidad o porosidad del sujeto al contexto en que está inmerso. […] [Pues] No hay estesis sin vida, ni vida sin estesis (Cursivas mías; pp. 67).

Citando también a Bajtin, para Mandoki la condición de estésis se inscribe entre los factores que configuran lo cotidiano en la vida. Con el concepto de condición de estésis puede entenderse que uno de los campos en los que las estructuras de poder se sostienen es el control de la sensibilidad en los sujetos, pues es un hecho que por diversos medios se incide en nuestra percepción o apertura emotiva respecto a la realidad que compartimos. Esta misma dinámica del poder se vincula al campo de la producción y la puesta en marcha del conocimiento, los flujos de información y el control comunicativo, fraguándose aquí los argumentos de la censura y de la represión como biopolítica .

Parte II

La experiencia que los participantes del actual movimiento político en Oaxaca han expresado -con la complejidad de poner a diálogo tal multiplicidad de actores- dan cuenta en cualquier manera de cantidad de aspectos que tratar para en lo posible entender la respuesta desbordada luego del pretendido desalojo al plantón magisterial el ya histórico 14 de junio de 2006; un movimiento que a partir de entonces quedó mundialmente inscrito como otra referencia más a la práctica de una política alterna, resultado de la crisis de la política instituida de los gobiernos nacionales.

Hoy en día, sabiendo que en uso de los mecanismos supuestamente “legítimos” para la participación política (con todos sus vicios) el actual sistema mexicano y su administración en Oaxaca continuarán en el empeño de justificarse y mantenerse, nos queda destacar la apropiación de espacios y formas que dan lugar a una práctica política renovada como enseñanza de un proceso iniciado en Oaxaca incluso antes de 2006. Constatamos esto en la toma de espacios y la acción directa con que la población ha ejercido su responsabilidad y el derecho de participar en la construcción del rumbo deseado en los asuntos comunitarios. Es así que aún quienes sólo han vivido de manera expectante este movimiento han testimoniado el consenso espontáneo de la respuesta social que se dio, refrendada en todo este tiempo por diversos medios no obstante los extremos de la represión que se ha vivido. Un hecho es que como proceso renovador de identidad e impulsor de acción colectiva, aquél 2006 en Oaxaca aún atrae hoy nuestra mirada para comentar sus expresiones. Personalmente para mi estudio me inclino por un tipo de éstas, con el propósito de diseñar un punto de vista de todo el proceso social que se ha generado.

Este interés académico particular responde a otro que me ha ocupado antes sobre las dinámicas de la vida urbana, según lo cual doy especial importancia al lugar que llamamos calle. La calle es importante al contextualizar espacialmente las expresiones del fluir de la vida cotidiana en las ciudades, pues es ahí donde para los citadinos la vida comunitaria en sentido amplio tiene lugar; en mi opinión, en cierto modo se trata de un escenario generalizado en que diariamente tomamos parte del medio social y le damos forma. Por estas mismas características, apropiada la calle como espacio de expresión resulta un lugar de pugna y en pugna. Por eso, la expresión gráfica exhibida en los muros de Oaxaca ya desde antes de 2006 y más intensamente a lo largo de aquel conflicto, ha intervenido como opinión y demanda, y se ha insertando en la vida diaria como instantáneas productoras de sensibilidad, que no se pueden obviar. Considero que en términos visuales estas “locuciones” proponen una conversación popular permanente.

Dichas expresiones plásticas urbanas plasmadas en las calles han suministrado un lenguaje visual, capaz de recrear una crónica de las subjetividades surgidas en todo este tiempo que —a pesar de la intensa campaña de “limpieza”— continúa presente en la periferia e intrépidamente (aunque a veces en modo mucho más fugaz) interviene todavía repentinamente el primer cuadro de la ciudad.

Resultados del trabajo en el taller, pero también de la espontaneidad directa o indirectamente colectiva (pues cualquier obra de éstas a su vez puede ser intervenida con otras), estas imágenes interpelan a la élite en el poder, pero sobre todo al transeúnte, y lo hacen primordialmente con un lenguaje no básicamente explícito sino sensitivo, donde en mi opinión radica su mayor fuerza comunicativa; además, fungen como espejos de la realidad imprimiéndola (grabándola, testimoniándola) en el mismo espacio en el que la misma realidad acontece sin detenerse, convirtiéndose así en una fuente permanente de reconocimiento, aunque no necesariamente de identificación.

Tal experiencia estética del espacio público nos ha hecho parte de una crónica narrada en un lenguaje del color e imagen que se ha mantenido en las calles, aún cuando poco después no veamos sino los borroneados muros, que en este contexto no pueden sino entenderse igualmente como iconos del conflicto.

Como manifestaciones inscritas por encima de toda delimitación del arte aceptado, estas obras se diferencian por exhibirse fuera de las galerías (aunque también se han expuesto en algunas de ellas) y por arraigarse a la vida ordinaria. Además, su carácter ilícito desentraña un vínculo estrecho entre la experiencia estética contemporánea y la práctica de una política alterna, es decir, la acción política popular que opera al margen de la maquinaria institucional hoy llamada "democracia liberal", brazo operativo del grupo en el poder.

Destaco la apropiación de estos reductos y modos de expresión que ganan presencia y un peculiar estilo en Oaxaca, pues se trata de una experiencia política que tiende a la recuperación del diálogo y del espacio público, para sobreponerse al cerco informativo que una vez más, como en otros casos de inconformidad social ha operado. Esta apropiación de la calle ha suministrado a la vida cotidiana de la ciudad símbolos tangibles, que si bien se perciben como flujo efímero de imágenes, son también “ventanas” a los procesos coyunturales del lugar, y así, se pueden tomar como estrategia para superar la estructura de monólogo impuesta por los medios masivos tradicionales (léase prensa escrita, televisión y radio comerciales). Especialistas en el tema han coincidido en describir un movimiento mundial de ya más de dos décadas, protagonizado por artistas para quienes la calle se convirtió en el principal sitio para exponer sus obras. Se le ha explicado como momento evolutivo del graffiti asociado al Hip Hop; nueva apropiación de esa expresión gráfica que tuvo lugar inicialmente en París a fines de la década de los 80’s, y que ganó fuerza en los 90’s en muchas otras partes del mundo. Se le ha llamado post-graffiti, arte en la calle o street art, y se le ha caracterizado por adoptar técnicas como la aplicación de aerosol con plantillas (esténcil), el pegado de carteles y pegatinas a base de serigrafía o xilografía, agregando detalles en acrílico mediante el uso de pinceles y brochas. Se le ha caracterizado además porque se dice “explora el bombardeo de miradas críticas de la realidad mediante información visual que raya en lo poético”.

En este plano de lo global, para el análisis del caso de Oaxaca en el campo de la expresión gráfica urbana, considero importante dimensionar la justa medida en que un diálogo hoy es posible por el uso de la Internet; comprobar si ha renovado a la experiencia de aislamiento y silencio sostenida por los demás medios masivos.

No es difícil constatar la incredulidad en un modo de operar que promovió el trato de un ciudadano plenamente definido, circunscrito a "participar" únicamente con su voto, en un sistema en el que sus opciones de elección están además rígidamente estipuladas (Reguillo, 2002). En este marco vemos en otras partes, pero igualmente en Oaxaca que la dimensión local de la política popular alterna a la política del Estado se conecta hoy a un movimiento global, posible en gran medida por la transformación tecnológica de nuestro momento histórico. Con este andamiaje contextual entiendo al proceso vivido en Oaxaca como un caso más de una política alterna a la política de los gobiernos nacionales, y los medios de expresión que esta forma de política popular ha tomado están vinculados a la posibilidad tecnológica que, entre otras cosas, forja una nueva experiencia del entorno social; una nueva experiencia de la vida colectiva ya no vivida sólo a partir del arraigo territorial, sino con dimensión global. Tan es así que manifestaciones de diferente índole como la exhibición de obras de gráfica urbana aludiendo a la situación en Oaxaca aparecieron y aún se exhiben en otras partes del país y del mundo. Inversamente, puede considerarse un resultado del mismo proceso global el trabajo cercano e influencias entre colectivos como "EXCUSADO PRINTSYSTEM", "ASALTO URBANO", "BUENOS AIRES STENCIL", "RUN DONT WALK", "ARTE JAGUAR", “COLECTIVO ZAPE”, “ENKAMINARTE”, “REVOLVER”, “LA PISTOLA”, “ASARO”; así como proyectos de amplia colaboración como "LAS CALLES ESTÁN DICIENDO COSAS" Y la "REVUELTA CULTURAL MEXICANA", entre varios más que se podría mencionar de todo el país.

Esta superación estructural de la experiencia y de la práctica ciudadana que había sido limitada por la “política instituida”, presenta ahora nuevos frentes acoplados en modo alternativo. Tal innovación de maneras y medios de comunicación posibilita que una experiencia colectiva local se transforme rápidamente a lenguajes, opiniones y acciones que son redimensionadas en un plano global de lucha. Así, con asuntos que en tiempo real se tornan de interés público en todas partes, vivimos movimientos colectivos a nivel planetario sostenidos en causas que hace años habrían sido limitadamente locales; un fenómeno de significativas implicaciones para los movimientos sociales si consideramos que la crisis de la política instituida se da no sólo al interior de las naciones sino en la base de la "democracia liberal" como hegemonía; es decir, se trata de una crisis igualmente global.

Mediante un trabajo investigación arraidado a la dinámica de la ASARO, actualmente mi propósito es consolidar un marco argumental y empírico para el estudio de la gráfica urbana y de la experiencia estética vinculada a lo social y a lo político; espero profundizar en su papel como formas de expresión; indagar cómo operan en el circuito comunicativo; analizarlas como práctica política y así mismo, desentrañar sus implicaciones en la toma del espacio público. Pero el punto central que quiero destacar para mi estudio es la des-estructuración del circuito comunicativo que se realiza con formas de expresión como la gráfica política, en favor de la puesta en práctica de una política popular alterna a la política tradicional unilinealmente impuesta por el Estado. Como primer acercamiento, puedo decir que se trata de la recuperación del espacio público como lugar en el que se ejerce, se expresa y se promueve la autonomía.

Bibliografía

BAJTÍN, MIJAÍL M. 1997 “Hacia una filosofía del acto ético”, en: Hacia una filosofía del acto ético. De los borradores y otros escritos, comentarios de Iris M. Zavala y Augusto Ponzio, tr. Tatiana Bubnova, Barcelona, Anthropos.

1997 “La palabra en la vida y la palabra en la poesía. Hacia una poética sociológica”, en: Hacia una filosofía del acto ético. De los borradores y otros escritos, comentarios de Iris M. Zavala y Augusto Ponzio, tr. Tatiana Bubnova, Barcelona, Anthropos.

2000 “Autor y héroe en la actividad estética”, en: Yo también soy (Fragmentos sobre el otro), Selección, tr. comentarios y prólogo de Tatiana Bubnova, México, Taurus.

2000 “De problemas de la obra de Dostoievski”, en: Yo también soy (Fragmentos sobre el otro), Selección, tr. comentarios y prólogo de Tatiana Bubnova, México, Taurus.

2000 “El lenguaje desde la alteridad”, en: Yo también soy (Fragmentos sobre el otro), Selección, tr. comentarios y prólogo de Tatiana Bubnova, México, Taurus.

2000 “La cultura”, en: Yo también soy (Fragmentos sobre el otro), Selección, tr. comentarios y prólogo de Tatiana Bubnova, México, Taurus.

BAJTÍN, MIJAÍL M. Y MEDVEDEV, PAVEL 1993 “La evaluación social, su papel, el enunciado concreto y la construcción poética”, en: Desiderio Navarro (Coor.), Criterios, Cuba-México, Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas-Sección de Crítica e Investigaciones Literarias de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba-Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, pp.9-18.

BALANDIER, GEORGES 1997 El desorden. La teoría del caos y las ciencias sociales. Elogio de la fecundidad del movimiento, Tr. Beatriz López, Barcelona, Gedisa.

BOU, LOUIS 2006 Street Art. Graffiti, Stencils, Stickers, Logos, Ed. Monsa.

HUSSERL, EDMUND 2002 Renovación del hombre y de la cultura cinco ensayos, tr. Agustín Serrano de Haro, Barcelona-México, Anthropos-Universidad Autónoma Metropolitana– Iztapalapa (Autores, textos y temas, Filosofía 53).

KEANE, JOHN 1997 “Transformaciones estructurales de la esfera pública”, en Estudios sociológicos, México, vol. XV, núm. 43, enero-abril, pp. 47-77.

KROTZ, ESTEBAN 1994 “Alteridad y pregunta antropológica”, Alteridades, 4:8, pp. 5-11. 1987 “Utopía, asombro, alteridad: consideraciones metateóricas acerca de la investigación antropológica”, Estudios sociológicos, 5:14, pp. 283-301.

LACHMANN, RENATE 1993 “Dialogicidad y lenguaje poético”; en: Desiderio Navarro (Coor.), Criterios, Cuba-México, Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas-Sección de Crítica e Investigaciones Literarias de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba-Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, pp.41-52.

MANDOKI, KATYA 2006 Estética Cotidiana y juegos de la cultura. Prosaica I. México, CONACULTA-FONCA-Siglo XXI.

MACPHEE, JOSH 2005 Stencil Pirates. A global Study of the Street Stencil, Brooklyn, Soft Skull Press.

MARTÍN BARBERO, JESÚS 1991 “Dinámicas Urbanas de la Cultura”, en: Seminario La ciudad: cultura, espacios y modos de vida; (1991, Medellín), [en línea]: http://www. naya.org.ar/articulos/urbana.htm., tomada a su vez de Gaceta, núm. 12, Instituto Colombiano de Cultura.

MERLEAU-PONTY, MAURICE 1973 Signos, Barcelona, Seix Barral.

Pool, Ithiel de Sola 1990 Tecnología sin fronteras : de las telecomunicaciones en la época de la globalización, Tr. Roberto Helier, México, FCE.

REGUILLO, ROSSANA CRUZ 2002 “La crisis en los sistemas de representación... la política”, en: Cuatro ensayos de comunicación y cultura para pensar en lo contemporáneo, León, Universidad Iberoamericana, pp. 19-26.

2002 “Nuevos actores y protagonismos: la ciudadanía”, en: Cuatro ensayos de comunicación y cultura para pensar en lo contemporáneo, León, Universidad Iberoamericana, pp. 27-31.

RICOEUR, PAUL 1991 “Conferencia introductoria”, en: George H. Taylor (comp.), Ideología y utopía, tr. Alberto L. Bixio, México, Gedisa.

1995 Teoría de la interpretación. Discurso y excedente de sentido, tr. Graciela Monges Nicolau, México, Siglo XXI. 2001 La metáfora viva, tr. Agustín Neira, Madrid, Cristiandad.

SIGNORELLI, AMALIA 1999 Antropología urbana, tr. Ángela Giglia y Cristina Albarrán F., Barcelona-México, Anthropos-Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa, (Autores, textos y temas, Antropología, 35).

TEDLOCK, DENNIS 1991 “Preguntas concernientes a la antropología dialógica”, en: Carlos Reynoso (Comp.), El surgimiento de la antropología posmoderna, por C. Geertz, J. Clifford y otros, tr. Carlos Reynoso, México, Gedisa, pp.275-287.

VOLOSHINOV, VALENTÍN NIKÓLAIEVICH 1992 El marxismo y la filosofía del lenguaje (Los principales problemas del método sociológico en la ciencia del lenguaje), tr. Tatiana Bubnova, Madrid, Alianza.

1997 “La palabra en la vida y la palabra en la poesía. Hacia una poética sociológica”, en: Hacia una filosofía del acto ético. De los borradores y otros escritos, comentarios de Iris M. Zavala y Augusto Ponzio, tr. Tatiana Bubnova, Barcelona, Anthropos, pp.107-137.

Ver en línea : ...más de la gráfica política alterna en Oaxaca

Comentar este artículo