Portada del sitio > Derechos humanos > Cultura de la discapacidad > La Pirinola > Microchip para visión artificial en humanos

Microchip para visión artificial en humanos

Martes 7 de octubre de 2008, por La Pirinola

Por Pedro Ontiveros de Chihuahua.

El año pasado un grupo de cirujanos implantó un microchip, iseñado por Wentai Liu, dentro del ojo de un paciente nvidente. Para Liu, profesor de ingeniería electrónica en la Escuela Baskin de Ingeniería de la Universidad de California en Santa Cruz, éste fue el mayor logro después dos décadas de trabajo en el desarrollo de una retina artificial para restaurar la visión a los invidentes. Desde entonces, se han producido avances significativos.

Hoy, diez pacientes están enrolados en un ensayo clínico de un dispositivo basado en el microchip de Liu en cuatro centros oftalmológicos importantes en Estados Unidos. También hay pacientes enrolados en México, Suiza, Francia y el Reino Unido. Desarrollada a través de un gran esfuerzo conjunto de muchos investigadores biomédicos, la prótesis de retina es un dispositivo electrónico diseñado para ser implantado en pacientes que se quedaron ciegos por culpa de enfermedades como la retinitis pigmentosa y la degeneración macular relacionada con el envejecimiento.

Estas enfermedades destruyen los receptores de luz en la retina, pero no a los nervios ópticos que conectan al ojo con el cerebro. El microchip implantado estimula a las neuronas retinales, retransmitiéndoles señales visuales que al microchip le llegan provenientes de una pequeña cámara de video integrada en unas gafas de sol.

Este chip es muy diferente de los vistos en equipos electrónicos típicos porque se implanta en el cuerpo y se comunica directamente con un órgano humano. Hay poco margen de error en un sistema así.

El chip es un componente principal del Argus II Retinal Prosthesis System (Sistema de Prótesis de Retina Argos II).

Se espera que el Argos II dote a los pacientes con una forma rudimentaria de visión, mejor que la versión anterior, pero aún lejos del ideal a alcanzar.

El sueño por el que trabajan Liu y sus colaboradores es un implante que permitirá a los pacientes moverse con plena independencia, reconocer rostros y leer textos en letras no muy pequeñas.

El chip electrónico implantado que controla al Argos II es un sistema altamente sofisticado que equilibra potencia, tamaño y requerimientos de seguridad para permitir una interfaz eléctrica con la retina. La transmisión inalámbrica de energía y datos entre el implante y el sistema de video externo elimina toda necesidad de conductores eléctricos a través de la piel, los cuales serían una fuente potencial constante de infecciones. El implante tiene aproximadamentela cuarta parte del tamaño del modelo de la primera generación, en tanto que tiene casi cuatro veces más electrodos para estimular a las neuronas retinales.

Fuente de información: Tecnología Médica

Comentar este artículo