Portada del sitio > Artes > Escénicas > El Convento un teatro acotado y convencional

El Convento un teatro acotado y convencional

Viernes 14 de noviembre de 2008, por Coro de Babel

Nuestro repertorio está integrado, en su mayoría, por obras del teatro clásico; en especial, por las que forman parte de la edad media, renacimiento y barroco. En el año 2000 la editorial Estudios de Madrid y el Instituto de Estudios Tirsianos de España editaron la obra Tirso: La daga y el ángel de Martín Barreiro, director del Teatro El Convento, e invitaron a la Compañía a representarla en Madrid en octubre de ese año. El elenco también fue invitado al Festival de Teatro Clásico de Cáceres, España, en el 2001 con esa misma obra. La puesta en escena de Cazadores fue una de las 8 seleccionadas entre más de 90 obras presentadas en la convocatoria que realizó el Centro Cultural General San Martín para sus co-producciones 2002. Fue elegida para abrir el ciclo en Abril de ese año en la sala Enrique Muiño.

En noviembre de 2002 nos presentamos otra vez en España con la obra Cada Cual y cerramos el VII Festival Internacional de Teatro y Música Medieval de Elche, Alicante; ante más de mil personas. En marzo de 2004 regresamos a España para presentar la obra Tirso: la daga y el ángel en Madrid y en Galicia. En el año 2005 ganamos los premios Florencio Sánchez que otorga la Casa del Teatro y María Guerrero que lo adjudica la Secretaría de Cultura de la Nación, la Embajada de España y el Teatro Nacional Cervantes. También ese año estuvimos nominados a los premios Trinidad Guevara, que otorga el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como Mejor Producción Teatral Privada por nuestro espectáculo Testamentos. En abril de 2006 estrenamos la obra Molière en mí de Martín Barreiro y en noviembre de ese mismo año estrenamos la obra Macbeth de W. Shakespeare. En abril de 2007 estrenamos El avaro de Molière y en septiembre de este año estrenamos Lorenzaccio de Alfred de Musset. Actualmente estamos representando en nuestra sala Macbeth, El avaro y Lorenzaccio. Macbeth fue invitada al VII Festival Internacional de Iquique, Chile, y se presentará allí en enero de 2008.

Para este grupo que hace un teatro clásico, eligiendo a Shakespeare y a Moliere, común en Europa la representación de estas obras según afirman ellos, en una América Latina tan diversa y opuesta a ese primer mundo donde los teatros son comisionados por autores que deben escribir casi exclusivamente para esos Teatros Europeístas. El Teatro clásico se vuelve un desafío, una exigencia se podría decir que en todas las textualidades que intervienen en el espectáculo teatral.

A una América Latina desesperada y hambrienta, muy diferente a los palacetes del primer mundo.

Para Teatro el Convento el texto en los clásicos se vuelve un ancla movilizadora de sentidos, y no un elemento puramente discursivo, en donde debo aclarar primeramente para empezar en este artículo, que la base de funcionamiento de toda su gran estructura, el primer punto de partida es el texto, lejos de probar otros materiales como un elemento de inicio, aunque admiten que pueden partir de una idea más intelectual o física. No creen en una metodología de trabajo ya que creen que en el teatro no debe haber métodos. Sin embargo, los métodos en el Teatro son ineludibles y existen en toda creación escénica, partiendo desde la concepción que el teatro también se piensa y no como un modelo intelectual, si no como un proceso de trabajo que aunque responda a una dinámica del grupo, es una metodología, el hecho concreto de abordar un texto dramático, más siendo un clásico, es una manera de llevar a cabo una metodología de trabajo.

La elección de una obra para Teatro el Convento está siempre relacionada con reflejar el tiempo del hombre actual. A lo que agrego que el hombre de aquel tiempo del 1500, no es exactamente el hombre de nuestro tiempo en pleno 2007, donde en las obras de Shakespeare combaten con espadas y hoy en la guerra hay armamentos de cierta logística que producen el caos a través de una invasión química. Algunos pensaran que se podrían adaptar los textos de Shakespere a lo que respondo, quizá no, porque se terminan por deformar esas obras y pierden su esencia, porque Shakespeare no las escribió pensando en Irak, ni tampoco en el calentamiento global, aunque diríamos que el tema metafórico es universal, pero lo universal en Shakespeare y otros autores clásico es muy general.

Pero también queremos ver un teatro hecho por nuestros autores, los clásicos se vienen arrastrando desde antaño en el mundo, algunos de tan distorsionados que están que ya dejan de ser clásicos y pasan a ser una subcreación aparte de la obra original.

Hoy en la sociedad la tecnología ha avanzado inconmensurablemente, las alarmas de los autos, los celulares, el Internet, la televisión, son medios caóticos o no, pero que existen en el mundo y no los podemos negar, eso no quiere decir que avalemos el contenido pasatista que emplean algunos de estos medios, si no poder ser objetivos e incluirlos dentro de la lista. En el teatro clásico llega el mensajero a caballo, en nuestra época contemporánea se escribe un e-mail que hasta puede generar un desastre electrónico con un virus que se propague en la sociedad que depende hoy más que nunca de la informática, eso quiere decir que la realidad de hoy a la de antes se ha afectado obviamente por el progreso y con esa tendencia la sociedad a evolucionado tecnológicamente, también desvirtuando otras posibilidades de comunicación que transcurrían antes de la llegada de las tecnologías en el mundo.

Para Teatro el Convento los obstáculos son más de producción que de actuación, a lo que agrego que sería más interesante poder tener estos obstáculos en la puesta general, que al director y a los actores los tenga que volver al inicio o al medio, al primer día de trabajo. Algo muy particular ocurre cuando hablan de la composición del personaje, donde explican que el personaje debe mantenerse como fue pautado en los ensayos, esto significa que el actor está más limitado en las posibilidades creativas que pueda tener en una noche de función, donde descubre caminos que lo puedan llevar justamente hacia el centro del personaje. La partitura escénica está muy presente en este grupo, nada debe salirse de ese patrón, lo que encapsula no solo la creación de los actores, si no también la del espectador como receptor que está obligado a seguir esa misma partitura. Teatro el Convento sostiene que lo arriesgado se hace en los ensayos, si lo hacen en la función quiere decir que está mal el trabajo, cuestión con la que no estoy de acuerdo, debido a que el espacio escénico es una mesa de pruebas constantes, de investigación, a lo que pienso en particular que la creación no es un error como este grupo quiere dar a entender, por el contrario, la creación es una virtud de proyectar nuestra imaginación plasmada en una obra de arte como es el arte teatral. Para este grupo no existen los actores arriesgados, al contrario, los actores responden estrictamente y mecánicamente a una partitura muy estrecha y de poco recorrido, por ende, no hay dramaturgia de actor. Marco Tulio Cicerón decía: Cuanto mayor la dificultad, mayor es la gloria.

El espacio de ensayo de Teatro el Convento se hace en un escenario, lejos de probar otros espacios que puedan ser más íntimos en comunión con el espectador, con más intimidad, o tan simplemente con otra posición como los espacios circulares, o los espacios al aire libre. Siempre estarán los castillos Isabelinos si se representa Shakespeare, una realidad arquitectónica que en las sociedades de nuestros días no vemos y que en los clásicos nos hemos cansado de ver. Pero aunque sea un espacio que no sea lo que exige el texto escrito, si no lo que el director con los actores han diseñado, digamos que es ese el pequeño trabajo creador que les queda a quienes representan a un autor clásico.

Teatro el Convento denominan que para el teatro no hay formulas, sin embargo la fórmula de este grupo está a la vista, se sintetiza y se concentra todo en el texto, como la clásica estructura aristotélica con principio, nudo y desenlace, donde el final nunca será el principio, o donde solo tendremos una obra teatral con nudo en donde culmine donde deba culminar sin necesidad de un final cerrado o explicado. El espectador se puede quedar tranquilo, que si va a ver una obra del repertorio de Teatro el Convento no tendrá que levantarse de la butaca a servirse lo que quiera si no lo que pueda.

Es interesante conocer a Peter Brook, sobre todo es creo la oposición al modo estructurado de Teatro el Convento por ello recomiendo la lectura de El espacio vacío o la Puerta abierta, quien hace de los clásicos una verdadera recreación con dramaturgia propia y no una subcreación lineal, en donde el espectador no está condicionado por la escenografía tradicional del teatro clásico, si no que ese espacio vacío responde a que el espectador tiene un rol activo en el espectáculo teatral: Participar. Donde sus espectáculos pueden ser montados en escuelas, gimnasios, en todo tipo de espacios físicos que no limitan su teatro, al contrario, lo fortalecen.

Quizá como dijo el mismo Brook, que aunque hallan habido tantos otros referentes, este hombre es contemporáneo de nuestros tiempos y piensa el teatro no como una estructura si no como un universo, que nos dice que el arte no tiene fin, es una escalera, siempre tiene que haber otro peldaño para todo, nada está resuelto, en donde estamos subiendo todo el tiempo.

Una Virtud: No hay casi compañías en Argentina que representen exclusivamente Teatro Clásico. Un Defecto: El Teatro clásico lo representan de modo tradicional, por consecuencia es acotado.

Por Fernando Zabala

1 Mensaje

  • El Convento un teatro acotado y convencional 15 de enero de 2009 07:02, por Diego Verni

    Este mensaje es para el critico, corresponsal, periodista, teorico, historiador, docente, maestro, director, actor, iluminador, tramoyista, mitomano, fabulero, autentico infeliz a cuerda.

    El muy estupido de Fernando Zabala sigue publicando por doquier esta "crítica" que realizó en su momento basada en un cuestionario que nosotros desde buenos aires le enviamos a él en cordoba (mas de 800km de distancia).

    Pobre muchacho, ahora usa pseudonimo porque no se anima a darse a conocer... un
    pobre tipo, un perfecto idiota (con perdón de los idiotas) que critica lo que no ve...

    Como te sacaron la nota de Critica Teatral la queres colgar en cualquier lugar donde te dan espacio mi estimado? Como era eso de que ya no ibas a perder tiempo con nosotros?

    Lamentablemente para vos, tu colega de critica teatral, la sra Monica Berman, vino a ver uno de nuestros espectaculos en diciembre último, cosa que vos nunca hiciste, y dijo lo siguiente sobre Lorenzaccio...

    "Una historia, con todas las letras, con intriga, con un argumento a seguir, con parlamentos que plantean severas reflexiones (éticas, políticas, sociales, personales). Una historia lejana en el tiempo que, sin embargo (a pesar de las inscripciones lingüísticas y del ropaje) se constituye en temáticamente cercana, la tiranía con cualquier nombre propio, la corrupción, la conjura.
    Ahora bien, no hay relato que se sostenga si las actuaciones no se ponen en primer plano y realmente el trabajo actoral es meritoriamente homogéneo.
    En ocasiones, las propuestas de ciertos clásicos tienen como rasgo exclusivo algo así como hacer historia, casi en una reconstrucción didáctica, acercar los viejos textos a los nuevos espectadores. Lorenzaccio no entra, por suerte, en esta categoría. La propuesta del grupo se disfruta porque eligieron un material sumamente rico y lo tornaron accesible y productivo."

    http://www.criticateatral.com.ar/in...

    En fin, si este sitio tiene algo de dignidad, como la tuvo critica teatral, evite publicaciones de este payaso malnacido que no sabe de dignidad y mucho menos de etica periodistica y solicito ante quien corresponda la eliminación de esta nota apocrifa.

    Cordialmente, Diego Verni, actor de la compañia estable del teatro el convento, buenos aires, argentina.

    Ver en línea : Lorenzaccio

    Responder este mensaje

Comentar este artículo