Portada del sitio > Artes > Escénicas > La gramática de Decroux

La gramática de Decroux

Viernes 28 de noviembre de 2008, por Coro de Babel

Volver hacia una antropología teatral, quizá sería volver a los lenguajes escénicos de la acción en el cuerpo, aunque la antropología teatral no tenga la humildad de una ciencia si no la ambición de navegar en ciertos conocimientos, estudiando reglas de comportamiento. Pero me propongo salir de esos ámbitos generales para visitar a Decroux en relación a la antropología del actor, se trata de una suerte de consciencia de que los principios de donde parte, deben ser definidos como un bien sagrado y preciado, un bien alterado por el sincretismo, que lo altera y lo destruye. Decroux afirmaba lo siguiente: ¨Las artes se parecen en sus principios y no en sus obras; hablaríamos entonces de los orígenes, de donde nacen los puntos de fuga y no en donde desaparecen, ese es el teatro de Decroux. La antropología teatral quiere investigar y estudiar esos principios, sus posibles usos.

Para ello habrá que hablar de la fundación de la pantomima moderna que Etiene Decroux inició con una madeja de movimientos, una dramaturgia gestual única que luego se propago mundialmente, el habla del cuerpo y sus límites casi como los actores de la India, considerando los movimientos de los brazos, y de las piernas, como movimientos accesorios, que pertenecen al cuerpo solo si se originan en el tronco, lo que significa que pueden hacer el movimiento inverso absorbidos por el tronco, a lo que Decroux suma la energía puesta en contraposición con los movimientos del actor.

Si seguimos hablando de energía, el actor puede utilizar esa misma energía más en el espacio que para sí mismo, proyectándola como en una kinesfera que se abre hacia varias direcciones, y aquí aparece una danza expresiva propia del mimo, como decía Drecroux un cuerpo que imita a otro cuerpo, sacándolo de contexto, pero autorepresentado varias veces, ese es el principio de una antropología guiada hacia los distintos senderos de la pantomima. A menudo Decroux da la idea de una acción real obrando exactamente al contrario, todo se tratara de romper con los automatismos de la vida cotidiana.

El mimo dramático es ese tipo de teatro físico que Decroux entendía y desarrollaba con sus ayudantes en sus escuelas de teatro, diferente a la pantomima, se trataría más de cambiar palabras por gestos, digamos que es un teatro en donde se ve el cuerpo en distintos niveles de alturas, una presencia permanente en el espacio aunque más no sea con pequeños y diminutos movimientos, el mismo Decroux quería el nacimiento de un actor de madera, físicamente grande, suscitando elementos de la gravedad y no de la condescendencia, allí Decroux hace notar el universo en un cuerpo capaz de llorar.

Geometría corpórea o articulación del espacio intercorporal (la cabeza en relación al cuello, el cuello en relación al busto, el tronco en relación a las piernas...) geometría móvil o articulación de la acción en un espacio tridimensional. El cuerpo responde a una composición geométrica, al mismo tiempo que a una composición dinámica donde el sujeto está en constante resistencia o lucha, todo ello en la idea de la supermarioneta que siempre tuvo el fundador de la pantomima, quizá más cerca de un teatro más concentrado en una escritura corpórea que en una dramaturgia de palabras, ya que el pensamiento se representa en lo corporal, este actor tan importante y visto como un vanguardista en su momento, fue quien aportara importantes estudios para un teatro de imagen, influenciado por Craig, Copeau, para una gramática del cuerpo que en la larga y extensa antropología teatral se sigue investigando arduamente por diferentes comunidades teatrales de Europa.

Por Fernando Zabala

Comentar este artículo